E.T. (1-1)

Por
Enviado el , clasificado en Fantasía
668 visitas

Marcar como relato favorito

                                                               E.T. 

 

Era  un  universo  lleno  luz, vida, armonía. Rodeado  de  pequeños  mundos, donde  habitaban  seres  con  ganas  de  ver  el  universo, aprender, sentir, tener  experiencias  nuevas.

Desde   un  meteorito  de  grandes  dimensiones, se  encontraban  dos  energías  observando  cómo  se  formaba  la  tierra. Cada  vez  que  encontraban  un  instante  en  un  tiempo  irreal  para  ellos, se  escapaban  para  poder  ver  lo  maravilloso  y  único  que  era  el  crecimiento  del  universo.

Conforme  pasaba  el  tiempo, un  tiempo  sin  minutos, sin  días, sin  meses. Un  tiempo  donde  ellos  lo  median  por  experiencias, iban  observando  cómo  crecía  algo, redondo  y  cada  vez  más  difícil  de  poder  fijar  la  vista. Pues  era  cada  vez  más   brillante, luminoso, incluso  para  ellas, (energías)  que  estaban  acostumbradas  a  la  luz.

 Poco  a  poco  vieron  como  se  iba  formando  un  sistema  solar, rodeado  de  pequeños  planetas. Entre  esos  planetas, se  encontraba  la  tierra. No  daban  crédito  a  lo  que  estaba  percibiendo  en  esos  momentos, empezó ese  pequeño  mundo, a  tener  vida  propia.

Empezó  como  de  la  nada,  a  emanar  agua  de  adentro, a  la  superficie. Al  cabo  del  tiempo, notaron  que  crecía  algo  en  su  suelo. Era  hermoso, para  su  visión. Notaban  que  era  algo  desconocido  para  su   sabiduría. Dentro  de  sus  experiencias  de  crecimiento, no  encontraban  ninguna  explicación  a  lo  que  estaban observando.

Estas  energías, con  vida  propia, estaban  acostumbradas  a  pasearse  por  todo  el  cosmos. Habían  poseído, toda  clase  de  cuerpos, para  poder  crecer  en  sabiduría  y  así  poder  subsistir  en  los  planetas. Habían  tenido  tantas  vivencias  como, su  corta  luz  se  lo  había  permitido.

Pues  hasta  ellos  se  debían,  a  un  crecimiento  interior, basándose  en  las  propias  experiencias  personales. Para  poder  uno  conocerse  mucho  mejor  dentro  de  su  acciones, hasta  llegar  a  la  perfección.

Estas  pequeñas  vidas, aunque  no  por  ellos  menos  importantes. No  se  encontraban  solas  en  el  universo. Realmente, en  toda  la  galaxia, convivían  millones  de  esos  seres  de  luz.  Eran  como  si  fueran  civilizaciones. Por  todo  el  cosmos, había  vida.

 Estas   energías  les  llego  el  momento  de  tener  que  poseer  un  cuerpo, ya  fuera  materia, etéreo, luz, etc., dependiendo  del  planeta  que  les  tocara.  Para  poder  seguir  su  camino  hasta  llegar  a  adultas.

La  tierra  ya  estaba  formada, tenia  agua, naturaleza, animales  y  el  hombre. Decidieron  poseer  un  cuerpo  en  el  nuevo  planeta. Para  poder  oler, sentir, tocar, todo  lo  que  con  otros  cuerpos  no  podían  experimentar. Pero   ellos  no  se  podían  imaginar, la  sorpresa  que  le  estaba  guardando  la  tierra.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed