Revoloteando

Por
Enviado el , clasificado en Reflexiones
343 visitas

Marcar como relato favorito

 

Contemplo los últimos rayos de sol antes de que lleguen las nubes. Vienen del horizonte y por el color oscuro que lucen, traen agua. El mar va cambiando su azul por un verde gris salpicado de crestas blancas y sobre él pasa una gaviota en vuelo rasante buscando su almuerzo, mirando expectante las removidas aguas.

Finalmente llega, primero como un saludo afectuoso, después como arrebato de ira; el agua fresca hace que la brisa disipe algo el calor pegajoso de los últimos días, semanas, meses, gotas que a duras penas subsisten unos segundos en el suelo antes de desaparecer por evaporación.

El sentimiento que me habita revolotea mezclado con el cambio de iluminación, de colores y temperatura. No es la primera vez que ocurre. Aquello que tanto se empeña en ocuparme el pensamiento parece decrecer, en proporción inversa al rugido de las olas rompiendo contra las rocas del malecón. Falta hacía. No me sentía bien con el peso aplastante de la melancolía, pero al mismo tiempo parecía ser incapaz de reconocerme de otro modo. 

Otro arrebato de lluvia vuelve a mojar el suelo ya seco, éste trae una brisa más fresca y un pequeño escalofrío recorre mis brazos. La mente interioriza su nuevo arrobamiento y divaga sin inquietud entre otros escalofríos, entre otra piel, al compás de la vehemente naturaleza que por unos instantes, pausa su carácter de estío.

 

 

©Serendipity

Agosto 2023

 

 

Imagen propia.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed