Desconfianza y Amor

Por
Enviado el , clasificado en Reflexiones
460 visitas

Marcar como relato favorito

 

Fabiola era una mujer apasionada por la enseñanza y con una risa contagiosa que iluminaba las aulas donde daba clases. Aunque había pasado tiempo desde su divorcio, su corazón aún anhelaba encontrar el amor nuevamente. Con el auge de las redes sociales, decidió aventurarse en la búsqueda de ese alguien especial.

Un día, mientras exploraba perfiles, un hombre llamado Gabriel capturó su atención. Divorciado como ella, compartían historias similares de segundas oportunidades en el amor. La conversación entre ellos fluyó de manera natural, como si fueran amigos de toda la vida. Compartían gustos, risas y sueños, y pronto, sus charlas evolucionaron en algo más profundo.

A medida que las semanas se convirtieron en meses, Fabiola y Gabriel comenzaron a vislumbrar un futuro juntos. Pero con el tiempo, algo en Fabiola cambió. Su inseguridad y miedo a ser herida nuevamente la llevaron por un camino oscuro. Comenzó a dudar de las intenciones de Gabriel, cuestionando cada uno de sus movimientos.

Fabiola se volvió una especie de detective aficionada. Colocaba discretamente una tablet bajo el asiento del carro de Gabriel, esperando rastrear sus movimientos. En sus visitas a su departamento, inventaba excusas para revisar la basura en busca de pistas que confirmaran sus temores. Lo que había sido una historia de amor floreciente se convirtió en un juego peligroso de secretos y desconfianza.

Un día, cuando Gabriel notó su comportamiento distante, decidió confrontarla. La conversación fue franca y llena de sinceridad. "Fabiola, no entiendo por qué actúas así", dijo con un tono de preocupación. "No te he dado ninguna razón para dudar de mí. Si esto continúa, quizás deberíamos reconsiderar nuestra relación".

Las palabras de Gabriel resonaron en el corazón de Fabiola. Las lágrimas llenaron sus ojos mientras intentaba explicar sus miedos y sus razones. "No es que no confíe en ti, es solo que… tengo miedo de ser lastimada otra vez", confesó entre sollozos. "Mi divorcio dejó cicatrices, y a veces, no sé cómo manejar mis emociones".

Gabriel la miró con compasión. "Fabiola, entiendo que hay heridas del pasado, pero si no podemos confiar el uno en el otro, ¿cómo podremos construir algo real? No estoy dispuesto a vivir bajo un microscopio constante. Si no puedes superar esto, tal vez es mejor que terminemos".

Fabiola se sintió como si le hubieran arrebatado el suelo debajo de los pies. Nunca había imaginado que su comportamiento pudiera llegar tan lejos. Sus lágrimas se mezclaron con el remordimiento y la tristeza. "Lo siento, Gabriel. No quería llegar a este punto. Estoy dispuesta a trabajar en mí misma, a superar estos miedos. Por favor, dame una oportunidad para demostrarte que puedo cambiar".

Gabriel la abrazó suavemente. "Quiero creer en ti, Fabiola, pero necesitas creer en ti misma primero. Si decides trabajar en tus inseguridades y sanar, estaré aquí para apoyarte". Con esas palabras, se dieron cuenta de que todavía había esperanza.

A lo largo de los meses siguientes, Fabiola se sumergió en un viaje de autoaceptación y terapia. Aprendió a dejar atrás los fantasmas de su matrimonio anterior y a confiar en sus instintos. Gabriel se convirtió en su apoyo inquebrantable, brindándole paciencia y amor mientras recorrían juntos el camino hacia la curación.

Poco a poco, Fabiola dejó de ser la detective de su propia relación y se transformó en la mujer segura y apasionada que Gabriel había conocido en un principio. A medida que sus corazones sanaban, su amor se fortalecía. No fue un camino fácil, pero la confianza mutua los llevó a construir un vínculo más profundo y genuino.

La historia de Fabiola y Gabriel es un recordatorio de que el amor no puede florecer en un terreno de desconfianza. A través de la empatía, el entendimiento y el compromiso, lograron superar obstáculos que amenazaban con separarlos. Con el tiempo, Fabiola aprendió a amarse a sí misma y a confiar en la magia del amor nuevamente, mientras que Gabriel demostró ser un compañero paciente y comprensivo. Juntos, crearon una historia de redención y crecimiento que perduraría en sus corazones para siempre.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed