Ángel cobarde

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
4847 visitas

Marcar como relato favorito

Veo por la ventana una nube gris a lo lejos, el cielo está un poco oscuro, me recuerda a un tiempo donde la lluvia era el pretexto perfecto para estar en cama por horas sin importamos nada más que la comodidad de esa cama.

Los tiempos cambian pensó con un corto suspiro que me saca del trance, es hora de seguir trabajando. Mi trabajo es algo que me reconforta mucho justo en días como este, llega mi paciente y comenzamos la sesión, es una madre que ha perdido a su hija en un accidente hace unos años y que por una u otra cosa evitaba trabajar su perdía.

Termino la jornada a las 7 de la noche, mi teléfono marca 3 mensajes del mismo contacto, me es inevitable sonreírle a la pantalla ya sé que dicen y claro de quien es.

Mensaje:

¿Película, sushi y vino?

¿Futbol, alitas y cerveza?

¿Tú y yo todas las noches?

Eso solo indica que está afuera esperando, alisto mis cosas y me pongo un poco de brillo en los labios, camino a la puerta y justo al abrir veo un auto compacto color gris que me hace suspirar, y ahí está un hombre recargado en la puerta mirándome con dulzura, viste una camisa polo blanca, pantalones beige, tenis blancos y un peinado de niño tonto con una sonrisa que derrite las piernas de cualquier chica, me mira sobre el filo de sus lentes.

-Nos vamos mi ángel? - me dice con esa voz gruesa y varonil que no parece coincidir con su porte.

-nos vamos – le digo mientras lo beso en los labios.

Luka y yo somos pareja desde hace tres años y algo, es un maravilloso hombre que conocí por casualidad o causalidad , que lo mismo da, su prima fue mi contadora cuando me pusieron a pagar impuestos y yo  no entendía una palabra sobre hacienda y los pasos y me la encontré en la recomendación de otro terapeuta y así sin más se convirtió en mi contadora y luego mi amiga, ella juraba que tenía que conocer a alguien y se le paso por la cabeza su primo y terminamos en esto de un momento a otro… supongo que  es como se dan las relaciones significativas sin pensar, sin querer y de manera  rápida.

Llegamos a su departamento está unos 20 minutos de mi consultorio, siempre bromeamos sobre que el amor no debe estar a más de 12 kilómetros de distancia porque si no el amor acaba, suena a una locura, pero a veces lo creo cierto.

Quiero quitarme los tacones ya no los aguanto, entramos y el lugar está totalmente a oscuras siento un empujón y pierdo el equilibrio y justo termina en el sillón color naranja que esta aun lado, sus brazos me rodean y su s labios tibios rozan mi cuello.

- ¿Sushi o pollo? - me dice mientras quita mis zapatos.

Nos besamos con furia, siento su lengua jugar en mi boca y su cuerpo se siente de maravilla sobre el mío, lleva sus manos a mis muslos y baja mi ropa interior, el cuerpo se me tensa, no deja de besarme mientras me desnuda acto que realiza con una experiencia innata.

Sus labios dibujan una línea de besos en mi costado derecho, susurra al llegar a mi cintura diciendo; “mira mi barquito!” mientras besa mi tatuaje y eso me hace retorcerme. Baja hasta mis muslos y eso me hace helarme en un momento, su rostro se levanta.

-Ya te enseñé lo bueno que puede ser con la lengua adecuada porque aún estas tan escéptica Ángel?¡

Me así sonreír aun en un momento cachondo como este, siento su boca entre mis muslos como un huracán, siento como la humedad de mi cuerpo me entrega a su boca experta.

Mi cuerpo se pone rígido y un ardor baja de mi garganta hasta mi abdomen y se desplaza por mis piernas terminando en una explosión maravillosa, no sé cómo consigue que mi cuerpo me dé orgasmos así de intensos. Sale con una sonrisa arrogante y escala mi cuerpo hasta llegar a mi boca, siento sus labios sobre los mis y al mismo tiempo un placer inexplicable al sentirlo dentro de mí, un gemido ahogado en mi boca confirma su placer y siento como vibra en mi interior mientras sus caderas comienzan un vaivén que tendría que ser inmoral, todo el tiempo me besa, los labios las mejillas, el cuello y cada vez más y más fuerte al compás de su entrar y salir.

-Te amo!!!!- susurra en mi oído

Sé que es indicativo de lo que pasara, es su señal para decir que se va a correr y así escucho un gemido largo y liberador mientras interior lo siente por completo, se desploma sobre mi cuerpo no sin antes besar.

-Siempre es un placer ver películas junto a ti, pero nunca me dices si será pollo o sushi...- me dice divertido.

Los ojos me pesan y siento como voy desprendiendo me mí, siento algo cerca de la oreja y al girar abro los ojos y ahí está él – ¡eres una cobarde! Dice con una voz ronca y eso me saca de una de mi sueño.

 - ¿Qué pasó ángel, estas bien? Tú cuerpo salto así de repente.

- Todo bien amor solo que me estaba quedando dormida y algo me asustó.

- Tal vez fue una notificación de tú teléfono, creo que te llego un mensaje-

Se levanta y se dirige al baño a preparar la tina.

Me levanto y veo mi teléfono y no era solo un sueño, ahí está un mensaje de Jacobo

MENSAJE:

Este clima me recuerda a un tiempo donde la lluvia era el pretexto perfecto para estar en cama por horas sin importarnos nada más que la comodidad de esa cama; a ti no bonita¡?.

Continuara…


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed