ENTRE DOS MUNDOS ( 1-5)

Por
Enviado el , clasificado en Amor / Románticos
372 visitas

Marcar como relato favorito

Lorena  junto  con  varios  compañeros  se  pusieron  a  trabajar, cuando  de  pronto  noto  que  el  rio  había  desaparecido  y  en  su  lugar, como  que  el  bosque  se  había  agrandado. Tan  solo  veía  muchos  árboles. Donde  el  fuego  no  era  tan  feroz, por  aquellos  terrenos.

Al  principio  no  le  dio  mucha  importancia. Pensó  que  se  había  desviado  un  poco  de  su  zona  de  faena  y  que  el  fuego, les  estaba  dando  una  tregua.

A  lo  lejos  percibió  una  gran  maquinaria  de  cortar  árboles  y  hacer  zanjas. Lorena, nada  más  verlo  se  quedo  sin  habrá. Preguntándose  a  ella  misma;

-- ¿Cómo  ha  entrado  esto  aquí? Imposible. No  daba  crédito  a  lo  que  estaba  viendo. Enseguida  recordó  cuando  estaba  en  el  parque  con  su  hija  y  vio  otro  parque  igualito, como  si  fuera  un  doble. Desapareciendo del  mismo  modo, que  apareció  delante  de  sus  ojos, como  si  por  magia  se  tratara.

En  ese  preciso  instante  un  bombero  se  le  acerco. Sus  ojos  le  llamo  la  atención. Enseguida  le  puso  cara. Era  aquel  hombre  que  estando  Lorena  con  su  hija  en  el  parque  de  atracciones, les  estaba  mirando  con  una  sonrisa, desapareciendo  al  poco  tiempo  de  la  escena.

Los  dos  empezaron  a  faenar  a  dúo. Aunque  ella  no  le  quitaba  la  mirada  de  encima. Quería  saber, si  iba  a  volver  a  desaparecer  como  en  aquella  ocasión. Parecía  como  que  se  conocían  de  toda  la  vida.  Lorena  sentía, como  que  le  pertenecía  de  algún  modo. A  veces  se  paraba  y  pensaba;

--No  puede  ser, yo  nunca  lo  he  tratado  y  sin  embargo, me  siento  en  armonía  con  él, como  si  nos  hubiéramos  tratado  durante  mucho  tiempo.

 Al  cabo  de  las  horas, tuvieron  un  descanso  para  beber  y  coger  fuerzas  para  seguir  enfrentándose  al  vicho  de  grandes  dimensiones, violento, hostil   y  destructivo, llegando  a  un  enfrentamiento, entre  el  ser  humano  y  la  bestia, el  fuego.

Él  cuando  pudo  se  presento a  Lorena, dándose  cuenta  que  lo  había  reconocido.

--- ¡Hola! me  llamo  Juan  y  tú?

---Yo  me  llamo  Lorena, ¿eres  de  por  aquí?

--Exactamente  no, pero  podríamos  decir   que  soy  de  dónde  eres  tú, según  como  uno  lo  sienta.

---¿ Estuviste  por  casualidad  en  un  parque  de  atracciones  y  me  vistes?

--- Sí. Mirándose  los  dos  fijamente  en  el  mismo  momento  que  Lorena  bebía  agua.

De  pronto  el  fuego  empezó  otra  vez  a  cambiar  de  dirección. Juan  viendo  el  peligro  en  que  se  encontraba  Lorena, sin  pensarlo  le  grito  y  le  dijo;

---Salta, salta, tírate  hacia  allí.

 En  el  momento  que  Lorena  salto, el  otro  lado   del  bosque  desapareció, junto  con  Juan  al  mismo  tiempo. Cayendo  Lorena  al  rio, quedándose  sin  poder  decir  palabra, ni   dar  crédito  a  lo  que  acababa  de  ocurrir. Delante  de  ella, acababa  de  desaparecer  el  bosque, volviendo  otra  vez  el  rio  a  su  lugar.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed