ENTRE DOS MUNDOS ( 1-6)

Por
Enviado el , clasificado en Amor / Románticos
362 visitas

Marcar como relato favorito

En  el  momento  que  estaba  cayendo  al  agua, escucho  un  estallido  tan  fuerte, que  sus  oído  se  quedaron  sordos,  incluso  después  de  salir  del  rio. Estuvo  sin  escuchar  durante  un  día  entero. El  agua  estaba  muy  caliente. Caían  cenizas  dentro, junto  con  trozos  de  madera  o  ramas. Traídas  por  los  fuertes  vientos, que  se  habían  levantado, dando  la  sensación, trasmitiendo  como  si  alguien  estuviera  enfadado  con  el  mundo  entero. Daba  un  pánico  escuchar  como  los  propios  arboles  chirriaban  sus  grandes  troncos. Encogiéndose  al  tacto  del  calor, a  la  presencia  del  fuego,  sus  esencias, sus  maderas  cambiaban  de  color. Esos  colores  tan  hermosos, verdes, marrones, iban  cambiando  a  un  color  marrón  hasta  llegar  a  un  color  oscuro  y  ceniza. No  teniendo  nada  que  ver  con  ese  tacto, cuando  tocas  algo  que  está  vivo,  donde  sientes  claramente  la  vida.

 En  el  momento  que  decidió  salir  del  agua,  empezó  a  escuchar  un  sonido  procedente  de  los  cielos. Eran avionetas  y  helicópteros  cogiendo  y  dejando  caer  agua  sobre  aquellos  arboles  sufriendo  de  dolor. Cuando  pudo  salir  del  agua, todavía  se  sentía  como  si   su  mente flotara. Lo  que  le  acababa  de  ocurrir, parecía  la  protagonista  de  una  de  esas  historias  que  ella  misma  solía  escribir  como  hobby.

Conforme  iba  andando, todo  el  que  la  veía, se  decían  entre  ellos,  la  suerte  que  había  tenido  de  no  morir  quemada  entre  tantas  llamas, teniéndola  acorralada. Nadie  daba  crédito, de  que  siguiera  con  vida  y  haber  aguantado  más  de  5  horas  en  el  agua, hasta  que  el  viento  pudo  cambiar  de  nuevo. Todos  se  la  imaginaban, muerta.

Le  dieron  dos  días  de  descanso. Lorena  solo  acepto  uno, volviendo  enseguida  al  frente. Estando  un  poco  alejada  del  foco  principal  volvió  a  visualizar a  Juan.  Se  iba  acercando  hacia  ella  como  si  no  hubiera  pasado  nada.

En  los  siguientes  días  su  trabajo  era  acabar  con  los  pequeños  focos  que  iban  quedando  después  de  ir  apagando  el  fuego. Juan  aparecía  y   desaparecía.  Lorena  poco  a  poco  fue  acostumbrándose  a   esos  encuentros  sacados  de  una  novela  romántica. Hasta  llegar  el  momento  de  sentirlos  normales  y  no  prestarle  atención  a  esas  citas  entre  comillas,  tan  deseadas  para  ella  y  que  cada  día  las  esperaba  llena  de  ilusiones, como  si  de  una  jovencita  se  tratara. Cada  vez  su  estancia  era  más  larga  al  lado  de  Lorena.

Lorena  empezó  poco  a  poco  a  empezar  a  sentir  algo  muy  especial  por  él. Un  día, estando  descansando, ella  le  pregunto  porque  la  había  elegido  entre  tantas  mujeres.

 Juan  le  contesto;

--- Cuando  llegue  el  momento  lo  entenderás. Créeme  serás  muy  feliz, como  fui  yo  ayer. Como  soy  yo, ahora  y  ¿seguro?, como  seré  mañana. Quiero  que  mi  tu y  mi  yo  de  ahora,  sintáis  lo  mismo  que  siento  yo.

 Lorena  no  entendió  su  respuesta, pero  tampoco  le  dio  mucha  importancia. Lo  que  si  era  importante  para  ella , era  verlo  a  diario. Aunque  no  sabía  quién  era, ni  donde  vivía  y  si  estaba  casado  o  con  novia. No  sabía  nada  de  él, tan  solo  que  se  llamaba  Juan  y  era  bombero.

Nunca  hubo  un  beso, ni  una  caricia  entre  los  dos. Nunca  se  dijeron  que  se  querían. Pero  no  hacía  falta, los  dos  sentían  una  magia  que  los  envolvían  como  si  realmente  los  dos  formaran  parte  uno del  otro.

                                             


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed