Terapia de pareja (trío MHM)

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
12165 visitas

Marcar como relato favorito

Soy una psicóloga especializada en sexología, atiendo especialmente a matrimonios con problemas de alcoba y me he ganado cierta popularidad por mis métodos. 

Les contaré el caso de una joven pareja. Son novios desde secundaria, el típico chico sin amigos y la chica tímida, son uno para el otro. Se casaron apenas tuvieron la edad legal para hacerlo y años después siguen enamorados, pero en la cama nunca les ha ido muy bien.

Apenas comenzar la sesión se notaba la timidez en ambos, dudaban en las respuestas y se sonrojaban con preguntas sexuales. Les pedí entonces que grabaran su próximo encuentro sexual y me lo enviaran. Al volver la siguiente semana ya les tendría un diagnóstico.

El video fue cómo lo esperaba, una sola posición, poco toqueteo, poca luz, cubriéndose al terminar. A pesar de que fueron algo lentos, me excitó verlos, dos cuerpos jóvenes, firmes y naturales. No eran mis típicos pacientes mayores con 20 años de casados.

Al comenzar la siguiente sesión les di mi opinión y me ofrecí a enseñarles de manera práctica a perder la timidez en la cama. Son marido y mujer, tienen que demostrar ese deseo que sienten el uno por el otro.

Empezamos quitándonos la ropa, sí, yo también. Si alguien se quita una prenda, todos nos la quitamos. Completamente desnudos, la chica se cubría con sus manos por lo que le pedí que acariciara mis senos, sus tiernos dedos se sentían como seda recorriendo mi piel. La acerqué a mí y la besé. Su esposo nos miraba y su erección llegó.

Tomé su pene, tan limpio, tan duro, lo masturbé lentamente mientras su mujer ya estaba chupándome las tetas. Le ordené que se arrodillara, en el video no se la chupó a su chico, eso es inaceptable. Se metió la verga en la boca de manera torpe y tuve que enseñarla. Nos turnamos chupando, qué rica verga, no les dije nada, pero era la primera vez que chupaba una más joven que yo.

Ahora ponte en 4 en el sillón, le dije a la chica. Tiene unas hermosas nalgas redondas y se merecen sus embestidas. Él de una vez fue a metérsela y yo me acomodé para que ella lamiera mi vagina. Noté que la chica sentía atracción por mí, incluso más que su marido. Me lamió siguiendo mis órdenes y a él le indicaba que ritmo llevar para causar más placer.

Luego le indiqué que se subiera en el pene de su hombre y se besaran en la boca mientras se movía. En el video hubo muy poco romance, demuestren que se aman. Qué escena tan excitante, veía esa rica verga entrar y salir y al mismo tiempo sabía que él estaba probando mi vagina a través de los labios de su esposa.

Él, que había estado callado, se atrevió a hablar, le repetía lo rica que estaba y lo mucho que la quería, de repente la explosión, él eyaculó dentro de ella y ella brincó con más ganas para también acabar en ese momento. Yo salté a la apretada, pero roja vagina de ella y chupé el semen de su esposo, sabía a gloria.

Ella seguía retorciéndose por el orgasmo y él, aún con su pene en forma, nos miraba con ganas de más. “Quiero ver como te coges a la doctora” le susurró a su marido y yo sin dudarlo me monté en ese miembro, desde que lo vi lo quería dentro de mí. Oh si, qué grueso, que largo, llegaba tan profundo. Ella nos miraba con una sonrisa. Sabía que detrás de esa chica tímida había una zorra esperando por salir.

Su chico no quiso quedarse atrás, me tomó por la cintura y me tiró en el sofá, por fin, con iniciativa, me metió su verga con fuerza, creo que él también deseaba cogerme desde el principio. Le pedí que me dijera puta y me lo repitió varias veces, me dijo que era una cualquiera que solo quería follar a sus pacientes. Eso me excitaba aún más, verlo convertirse de un sumiso a un dominante. Entre palabras sucias y la mirada feliz de su esposa, sacó su pene y llenó mi abdomen de semen. 

Ella me devolvió el favor y lo lamió todo, entre los dos me metieron los dedos, me apretaron los senos y me hicieron acabar. Fue un orgasmo único. Nos limpiamos, nos vestimos y nos despedimos. Misión cumplida. Dos aburridos salieron del consultorio convertidos en unos animales.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed