Alianza Parte I

Por
Enviado el , clasificado en Reflexiones
279 visitas

Marcar como relato favorito

Desde tiempos inmemoriales, la alianza entre la especie humana y los perros ha sido un símbolo eterno de compromiso y conexión. Hace miles de años, en los rústicos campos donde los seres humanos comenzaron a formar comunidades, un encuentro fortuito dio origen a una relación que trascendería generaciones.

El lobo, con su mirada fiera y su espíritu salvaje, encontró en la proximidad con los humanos una oportunidad única. La sabiduría de los lobos y la intuición de los humanos se entrelazaron en una danza de entendimiento mutuo. Los humanos, con su capacidad de comunicación y destreza en la caza, ofrecieron al lobo la promesa de alimento y protección. A cambio, el lobo compartió su agudeza sensorial y valentía, convirtiéndose en un aliado incansable en la cacería y la vigilancia.

Con el tiempo, esta alianza evolucionó y floreció. Los lobos se convirtieron en los compañeros fieles que seguían a los humanos a dondequiera que fueran. Los niños crecían junto a cachorros de lobo domesticados, aprendiendo lecciones de lealtad y respeto por la naturaleza. La convivencia diaria forjó una conexión profunda, trascendiendo las barreras del lenguaje y cimentando una alianza inquebrantable.

A medida que la civilización avanzaba, los roles de los perros se diversificaron. Se convirtieron en guardianes de hogares y rebaños, en compañeros de trabajo en granjas y en guías para los viajeros. Su instinto protector y amor incondicional sellaron el compromiso entre las especies. En tiempos de conflicto, los perros marchaban junto a los humanos en batalla, inspirando valentía y lealtad en momentos de adversidad.

Aunque el tiempo ha pasado y la sociedad ha cambiado, la alianza entre la especie humana y los perros sigue siendo un emblema de confianza y compañerismo. Los perros han evolucionado de sus antepasados lobos, pero su vínculo con los humanos permanece intacto. Cada ladrido es un recordatorio de esa conexión arraigada en la historia, una promesa ancestral que perdura en el corazón de ambas especies.

Así, la alianza entre los seres humanos y los perros trasciende el tiempo y la distancia. Es un pacto de amor y protección, una simbiosis de fuerza y compasión. En cada abrazo compartido y en cada mirada profunda, se revela el compromiso que ha persistido a lo largo de los años y que seguirá iluminando el camino hacia el futuro.

Votos del Humano:

Yo humano, me comprometo a ser tu protector y compañero fiel en todas las estaciones de la vida. Prometo proporcionarte abrigo y alimento, y velar por tu bienestar en todos los momentos. Aprenderé tus necesidades y escucharé tus silencios, honrando la confianza que has depositado en mí. Seré tu guía en los caminos desconocidos y tu refugio en las tormentas. Con paciencia y amor, te educaré y nutriré para que crezcas en salud y sabiduría.

Te brindaré el respeto y el cariño que mereces, siempre consciente de la valiosa alianza que compartimos.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed