VIVENCIAS. SUPERACIÓN (1-2)

Por
Enviado el , clasificado en Drama
417 visitas

Marcar como relato favorito

En  el  momento  de  nacer, Elías  siente  como los  huesos  del   cuerpo  que  le  había  tocado  en  esta  ocasión, se  fusionaban  a  su  ser. Debería  de  estar  acostumbrado  al  dolor  de  un  nuevo  nacimiento, ya  que  no  era  el  primero.¡ Pero  sabe!, que  todos  los  anclajes  de  una  nueva  vida, son  dolorosos.

El  hecho  de  sentir  como  los  huesos  de  un  cuerpo  tan  diminuto, se  prepara  para  el  umbral, para  un  nuevo  día, que  conlleva  el  caminar  a  la  independencia  y  el  sobrevivir, fuera  del  cuerpo  que  lo  protege, abriga y  lo  sustenta  de  las  necesidades  del  día  a  día. Es  un  camino  hacia  la  superación, donde  es  consciente  que  debe  de  pasarlo, sin ceder, ni  un  centímetro  al  dolor.

Elías  sentía  un  dolor  profundo, intenso, muy  penetrante. Donde siendo  un  alma, había  llegado  a  olvidar  la  sensación  del  dolor  tan  fuerte. Dando  la  sensación  de  que  los  miembros  del  nuevo  cuerpo  se  iban  desmembrando  con  una  fuerza  desmesurada  para  la  compresión  de  un  ser, si  hubiera  sido  la  primera  vez.

Sabía  que  le  tocaba  un  camino  difícil. Sabía  que  tenía  que  ser  fuerte. De  vez  en  cuando, rezaba  pidiendo  fuerza, mientras  todavía  le  quedaban  algunas  ráfagas  de  recuerdos  de  memoria. Se  estaba  dando  cuenta  que  cada  vez  los  recuerdos  eran  menos  frecuentes. Ya  no  recordaba  de  donde  era, quien  era  y  lo  que  le  esperaba  en  su  camino.

Fue  un  niño, Elías  nació  prematuro,  de  8  meses, faltándole  todavía  un  mes, para  un  nacimiento  dentro  de  la  fecha  que  tocaba. Peso  2  kilos 100. Su  madre fumaba  mucha  hierba, tabaco  y  bebía  de  vez  en  cuando. Su  padre  tenía  tatuajes  y  era  de  la  calle. Su  madre  ya  tenía  un  hijo  mayor  que  él. De  nombre   Roberto, cuatro  años  mayor  que  Elías. Cuando  Elías  tenía  cinco  años  su  madre  tuvo  una  niña, de  nombre  Josefa.

Cada  hijo  de  padre  diferente. El  padre  del  mayor  se  caso, trabaja  y  llevaba  una  vida,  dentro  de  una  normalidad. El  padre  de  Elías, drogadicto, delincuente  y  vivía  en  la  calle. El  padre  de  Josefa, se  fue  a  vivir  a   otra  ciudad, no  volviendo  a  tener  más, noticias  de  él.

Elías  fue  creciendo. Su  madre  cada  vez  que  no  aguantaba  a  Elías, ya  que  era  travieso  por  la  edad  que  tenia, empezó  a  echarlo  a  la  calle  a  la  edad  de  6  años. Más  de  una  ocasión, de  niño  tuvo  que  dormí  en  la  puerta  de  su  casa, ya  que  vivían  en  un  bajo. A  veces  se  iba  con  sus  amigos, no  presentándose  en  el  colegio. Elías  no  siempre  tenía  para  comer. Empezó  a  frecuentar  malas  amistades, pues  desde  muy  pequeño  tenía  que  buscarse  la  vida  para  comer. Un  día, un  amigo  10  años  mayor  que  el, le  planteo  vender  chocolate  y  hierva  con  tan  solo  8  años  y  así  ganar  algo  de  dinero  para  poder  entregárselo  a  su  madre, para  que  lo  volviera  a  acoger  y  tener  un  techo  donde  dormí  y  viví.

Solo  estuvo  3  años  en  su  casa, aunque  su  madre  seguía  echándolo, siempre  terminaba  por  acogerlo, durmiendo  esa  noche  siempre  en  su  casa, con  sus  hermanos  y  madre. A  los  14  años  su  madre  lo  volvió  a  echar  a  la  calle. Esta  vez  se  fue  a  un  local  que  se  encontraba  cerrado,( antes  fue  un  negocio  y  lo  cerraron)  a  convivir  con  otras  personas  y  donde  de  noche  solían  vender  otras  sustancias  más  fuertes.

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed