VIVENCIAS. SUPERACIÓN (1-3)

Por
Enviado el , clasificado en Drama
451 visitas

Marcar como relato favorito

La  madre  dándose  cuenta  donde  se  había  ido  a  vivir  su  hijo  y  las  consecuencias  que  eso  le  traería. Fue  a  la  camisería  denunciando  que  había  abandonado  el  domicilio  familiar, siendo  menor  y  omitiendo  el  hecho  que  ella  lo  había  echado  como  tantas, tantas  veces  tenia  costumbre  de  hacer.

En  ese  tiempo  Elías  estaba  teniendo  un  seguimiento  por  menores ( los  servicios  sociales). La  madre  temía  que  le  quitaran  la  ayuda  que  recibía  por  los  niños  y  la  separaran  de  su  hija  Josefa, la  más  pequeña. No  teniendo  más  remedio  que  denunciar  a  su  hijo  por  escaparse. De  este  modo, la  policía, lo  devolverían  sin  ser  ella  la  perjudicada.

Elías  tenía  un  grupo  de  amigos  de  la  misma  edad. Entre  ellos  había  una  chica, unos  meses  mayor  que  él. Empezaron  a  salir. Al  principio  todo  parecía  que  estaba  por  buen  camino. Pero  Elba  que  así  se  llamaba  la  muchacha, empezó  a  traerle  más  problemas.

Esta  joven  con  tan  solo  14  años, ya  se  acostaba  con  todo  lo  que  a  ella  le  apetecía. No  le  importaba  si  eran  gitanos, payos, extranjeros  o  simplemente  casados. En  más  de  una  ocasión  Elba  le  causo conflictos  de  grandes  dimensiones  entre  hombres  o  incluso  traficantes. Incluso  llegando  a  recibir  alguna  paliza  que  otra.

Siendo  Elías  cociente  de  lo  delicada  que  podía  ser  Elba  en  ciertas  situaciones  decidió  dejar  pasar  la  situación, dejar  que  el  tiempo  decidiera  si  llegaría  a  cuajar  el  romance  con  Elba. Pero  era  una  pareja, donde  el  recibía  el  cariño  y  la  atención  que  nunca  había  sentido  en  su  corta  vida.

Sentía, que  alguien  se  preocupaba  por  él. Vivía  el  hecho  que  otra  persona  lo  quisiera  y  deseara  estar  en  su  compañía. A  veces  en  un  rincón  de  una  calle  cualquiera  lloraba, deseando  un  beso  de  su  madre. Soñaba  que  se  encontraba  enfermo  y  su  madre  lo  cuidaba  y  le  daba  de  comer. Recordaba  en  silencio  como  de  pequeño  veía  otras  madres  acompañar  a  sus  hijos  al  colegio. Cuando  un  compañero  le  preguntaba  recordaba  que  le  decía;

---Mi  madre  es  aquella  que  esta  andando  para  coger  el  autobús  para  ir  a  trabajar, mírala  como  corre,( señalando  a  alguien  que  en  ese  momento  corría) llega  tarde  por  traerme  a  mí. Mi  madre  me  quiere  mucho. Lloraba  y  con  los  puños  de  la  manga  se  secaba  las  lagrimas.

En  más  de  una  ocasión, Elías  se  puso  a  dormí  en  la  calle, deseando  que  ocurriera  algo  y  no  volviera  a  despertarse  más. Así  poder  escapar  del  fatídico  destino  que  le  había  tocado  vivir. A  veces  si  había  pensado  hacer  algo  y  acabar  con  todo. Pero  dentro  del, siempre  escuchaba  palabras  de  consuelo, había  una  voz  que  le  repetía;

--Espera, ten  paciencia, aguanta, no  cedas.

A  la  edad  de  16  años, la  madre  se  hecho  un  nuevo  novio. Dejando  el  domicilio  familiar, a  cargo  de  su  hermano  mayor  Roberto. La  madre  recogio  sus  pertenencias  y  se  fue  a  vivir  a  casa  de  su  nueva  pareja.

Roberto  que  por  entonces  tenía  20  años, se  encontraba  teniendo  una  relación  de  pareja  con  una  chica, un  año  mayor  que  el. En  ese  preciso  momento  no  se  le  ocurrió  otra  cosa  que  echar   Elías  otra  vez  a  la  calle  y  llevarse  a  su  novia  a  vivir  con  él. Quedándose  también  al  cuidado  de  su  hermana  Josefa, que  en  ese  momento  contaba  con  tan  solo  11  años.

 

 

 

 

 

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed