EL RELATO DE JENNY (Parte 1)

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
10095 visitas

Marcar como relato favorito

EL RELATO DE JENNY (Parte 1)

La mente nos lleva en ocasiones a lugares extraños, sitios nunca explorados y experiencia que nunca podremos vivir. Justamente, uno de eso lugares he estado explorando en este último tiempo.

Me presento, soy Carlos, profesor universitario, con una vida sencilla y familiar. Amante de pasar tiempo con mi esposa y ansioso de la llegada de mi primer hijo. A pesar de amar profundamente a mi mujer, la rutina de mis días y en parte cierta curiosidad han provocado que hace algunos meses este explorando sitios de citas. Al principio fue pura curiosidad, algo de morbo y cierta sensación de soledad la que me llevaron a andar revisando en diferentes páginas perfiles de chicas en mi ciudad. Poco a poco, empecé a entablar conversaciones con algunas señoritas, por lo general menores a mí, y con el pasar de los días, cada vez era más habitual mantener chalas con diferentes mujeres. En principio, eran conversaciones dispersas, sin mucha profundidad, y en su mayoría en tono lujurioso. En general, estas charlas empezaban con preguntas como ¿Cómo estás?, ¿tienes pareja?, ¿cuál es tu lugar preferido para hacer el amor?, ¿tienes una foto sexy para verte?, y así otras interrogantes que en ocasiones conducían a platicas más calientes. Así pase algunos meses en las que estas conversaciones, cada vez más habituales, eran solamente un juego el cual me ayudaba a imaginar tener relaciones con alguna de esas chicas y autosatisfacerme.

Nunca imagine, nunca me plantee poder conocer a alguna de las chicas con las que charlaba. Al final, yo era simplemente un señor que necesitaba un poco de ayuda para desfogar en algo el morbo que llevaba dentro. Nunca lo tome como nada serio. En principio, para mí era como ver pornografía, algo irreal y como ya lo dije anteriormente, algo que me ayudaba a masturbarme.  No fue hasta que un día conocí a Jenny. Jenny es una chica de 25 años, en sus últimos años de universidad, que igualmente estaba curiosa de ese mundo de las páginas de citas. Con ella las conversaciones eran diferentes, eran más profundas e intensas. Solo recordar nuestra primera charla hace que mi piel se erice. Nunca existió tapujos en nuestras conversaciones y siempre pudimos ser sinceros desde un principio. Le conté que era casado, le conté de mi hijo, de mis fantasías, de mis deseos de experimentar nuevas sensaciones. Ella de igual manera me comentó de su novio, de sus amantes, de sus experiencias y también sus deseos de volverse cada día más mujer. De esta manera, empezamos a mantener conversaciones casi diarias y comenzamos a jugar a los relatos.

En un principio, no sabíamos cómo empezar ese juego, así que Jenny me propuso que le ayude a escribir cómo fue su primera vez. Yo inmediatamente accedí a su pedido. Me parecía tan excitante saber quién fue su primer hombre y qué sensaciones experimentó que me fue imposible decirle que no. En un comienzo, me enviaba pequeños fragmentos de su relato, los mismo que me servían para entablar conversaciones calientes por el celular. Su primer fragmento empezaba con su curiosidad por descubrir su cuerpo al cumplir los 17 y tener su primer novio. Para mí, era increíble todo lo que me contaba, pero a vez era maravilloso. Ver su imagen en mi mente de su cuerpo esbelto cuando se masturbaba pensando en cómo sería su primera vez con un hombre. Escuchar sus gemidos en mi mente y sentir en mi piel los orgasmos que tenía son una sensación que me estremece. Con cada nuevo fragmento, yo solo deseaba saber cómo sería tener su cuerpo en mis manos y sentir la humedad de su sexo.

Los fragmentos continuaron. Me comentaba como al tener novio y querer estar con él, recurrió a Raúl, el ginecólogo amigo de la familia. Jenny no es una chica cualquiera, ella es una mujer totalmente segura de sus deseos, así lo demostraba en su relató y también lo reflejaba en su vida diaria. Me comentaba que actualmente (bueno, esto ya pasó hace algunos meses, por lo que no podía afirmar si mantiene esa relación) es la mujer de su primo que vive en la costa. Jenny mantiene una relación con su primo ya por años y nadie en su familia lo sabe. Alguna vez comentó que cuando descansaba en su cuarto una tarde, el se abalanzó sobre ella y le hizo el amor. La cogió totalmente desprevenida y en ese momento ella solo pensaba temerosa qué alguien en casa la viera. Él termino adentro y ella totalmente angustiada porque estaba ovulando y había cambiado de método anticonceptivo tenía miedo de quedar nuevamente embarazada. Me dijo que fueron unas buenas semanas de nervios, pero al final su regla llegó. Jenny y y su primo son amantes juguetones. Una de sus historias involucra a la esposa de su primo cuando ella le regaló un babydoll a la otra mujer de su primo, babydoll que él mismo le había regalado previamente. Él le comento días después en uno de sus encuentros en un motel como al hacer el amor con su mujer se imaginaba que era ella, su Jenny en el babydoll rojo, y así se corría en su cara.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed