VIVENCIAS. SUPERACIÓN (1-4)

Por
Enviado el , clasificado en Drama
456 visitas

Marcar como relato favorito

Elías  un  mes  antes,  estuvo  ayudando  a  un  albañil  que  conocía  y  le  ofreció  ganarse  un  dinero  limpio. Solo  tenía  que  durante  un  mes, ayudarlo  a  restaurar  la  cocina  y  el  baño  de  un  bar.  Después  ayudar  a  su  señora  a  limpiarlo, una  vez  terminado. Se  lo  ofreció  sabiendo  que  el  chico  lo  necesitaba. El  conocido  le  daría  600  Euros  al  terminar. Comida  gratis, más  gastos.  Elías  acepto.

Cuando  su  madre   se  fue   y  Roberto  lo  echo  de  casa,  pensó;

--- menos  mal  que  tendré  para  comer  un  tiempo.

 Cuando  se  dirigió  a  su  amigo  para  que  le  pagara  el  trabajo  hecho, este  le  dijo;

--- Ayer  llame  a  tu  casa  y  tu  hermano  me  contesto. Le  dije  que  te  pasaras  a  cobrar  y  me  dijo  que  no  podías  en  ese  momento. Que  se  pasaría  él  a  coger  el  dinero  y  luego  te  lo  daría.

---Gracias.

Elías  se  dio  la  vuelta  y  salió  del  local. Elías  no  daba  crédito. Ya  no  podía  mas  con  la  vida  que  le  había  tocado.  Se  encontraba  otra  vez, en  la  calle, sin  dinero  y  sin  saber  dónde  ir.

Deambulando  por  la  calle  se  encontró  una  compañera  de  clase, de  cuando  iba  al  colegio. Aparte  era  vecina  de  dos  calles  más  abajo  de  la  suya. Habían  salido  en  varias  ocasiones  en  grupo  y  dos  años  celebraron  las  navidades  juntos. Su  madre  lo  conocía  y  se  llevaban  bien. Esas  dos  navidades  que  el  estuvo  en  su  casa, no  causo  ningún  problema  y  nunca  se  comporto  fuera  de  normal  con  esa  familia. Fue  muy  correcto, asta  cooperaba  en  los  quehaceres  familiares.

Su  amiga  se  llamaba  Érica, esta  le  pregunto  y  Elías  le  pidió  un  favor;

---¿ puedes  abrirme  la  terraza  de  tu  bloque  y  dejarme  dormí  sin  que  nadie  se  entere?  Te  prometo  no  hacer  ruido, para  que  no  tengáis  problemas  con  los  vecinos. No  tengo  donde  ir, no  tengo  que  comer  y  no  tengo  a  quien  pedir  ayuda. (Echándose  a  llorar  sin  poder  remediarlo) Érica, estoy  cansado  de  vivir.

Érica  sin  abrir  la  boca, le  dio  un  pañuelo, lo  miro  y  le  dijo;

--- me  tienes  a  mí.

Los  dos  empezaron  a  caminar, ninguno  pronunciaba  palabra. Elías  con  los  ojos  rojos  y  Érica  firme  mirando  siempre  hacia  delante. Elías  no  sabía  que  le  esperaba  todavía, pues  seguía  siendo  menor. No  podía  decir  nada  a  los  servicios  sociales, pues  lo  meterían  en  un  piso  y  su  madre  saldría  perjudica. Solo  pensaba  que  todavía  le  quedaban  2  años  de  calvario.

Se  asomaba  mientras  andaban  a  su  memoria  buscando  una  sonrisa  de  su  madre, un  recuerdo  agradable. Un  regalo  de  cumpleaños,   de  su  santo  o  simplemente  en  las  navidades, no  encontrando  nada  en  lo  que  agarrase  para  poder  sonreír. Cada  vez  que  recordaba  algo,  era  una  espina  sangrante  en  su  corazón, Cada  recuerdo  era  un  fantasma  que  quería  olvidar.

 

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed