EL INTERCAMBIO (1-3)

Por
Enviado el , clasificado en Fantasía
547 visitas

Marcar como relato favorito

Mientras  se  mantenía  escondido  entre  los  escombros, hacia  todo  lo  posible  por  aguantar  la  respiración, para  no  moverse  ni  un  centímetro, en  el  hueco  donde  se  encontraba  metido. El  hombre  se  acerco  y  echo  un  vistazo, mirando  de  derecha  a  izquierda  y  metiendo  la  mano  por  el  hueco, por  si  podía  dar  con  el  gatito. Todo  fue  innecesario, pues  como  tenia  conciencia  humana, supo  muy  bien  como  esconderse, sin  hacer  ni  una  pizca  de  ruedo, ni  ningún  movimiento  extraño, que  pudiera  delatarlo.

Por  primera  vez, se  sentía  acorralado, indefenso, expuesto  a  las  inquietudes  y  adversidades  que  en  esta  ocasión, la  vida  le  había  puesto  en  su  camino. El  estaba  acostumbrado  a  que  desear  algo, era  obtenerlo  a  costa  incluso  de  la  vida. Todo  el  mundo  lo  escuchaba, callaba  y  obedecía. Si  alguno  se  ponía  en  su  camino, a  los  pocos  días  moría, en  accidentes, envenenado  o  sencillamente, desaparecía  sin  dejar  rastro.

Una  vez  que  el  sonido  de  alarma  ceso  de  avisar  a  los  ciudadanos,  que  los  aviones  andaban  cerca, salió  del  escondite. Pero  desconfiando  de  todos  y  de  todo  lo  que  se  moviera  a  su  alrededor. En  su  huida, se  hizo  un  corte  en  una  de  sus  patitas, andando  cojo  y  de  mala  manera. Gimiendo  y  quejándose, no  exactamente  por  el  dolor, si  no  el  no  saber  andar  a  tres  patitas.

Cada  vez  que  se  movía  era  una  queja, cada  vez  que  daba  un  pasito, era  una  maldición  que  salía  de  sus  pensamientos. Cada  vez  que  gruñía  miraba  por  si  el  hombre  lo  veía.

Una  anciana  que  pasaba  por  ahí, con  pasos  rápidos, se  percato  de  lo  que   le  estaba  ocurriendo  al  gatito. Decidió  cogerlo  en  una  de  esas  ocasiones en  que  se  encontraba  distraído, maldiciendo  y  quejándose, no  dándose  cuenta, ni  pudiendo  reaccionar, al  movimiento  de  la  anciana. El  hombre  al  darse  la  vuelta  y  ver  a  la  abuela  con  el  gatito, se  dirigió  a  la  mujer, pidiéndole  que  se  lo  devolviera. El  gato  escuchándolo  todo  se  agarro  como  pudo  a  las  ropas  de  la  abuela, insinuando  con  sus  movimientos  que  no  lo  soltara. En  el  instante  en  que  la  señora  le  respondía  al  hombre.

--Perdona, el  gato  es  de  mi  nieta, con  el  ruido  se  había  escapado  y  acabo  de  encontrarlo. (En  el  mismo  momento, en  que  lo  apretaba  contra  su  pecho) 

--Por  favor  démelo, mi  hijo  no  tiene  que  comer.

--Lo  siento  caballero, es  la  mascota  de  mi  nieta  y  ¿quién  sabe?, puede  que  el  alimento  de  la  mía.¿ cómo  se  lo  puedo  dar?,¿ puede  que  mañana  lo  necesite  yo?. Dicho  esto  prosiguió  su  camino, en  busca  de  su  nieta, que  en  ese  momento  se  encontraba  escondida, esperando  su  regreso.

Mientras  caminaba  le  decía  la  mujer  al  gatito, en  el  mismo  momento  que  lo  acariciaba  el  morro  y  lo  apretaba  hacia  su  pecho  para  que  no  se  escapara;

--Mira, ahora  te  voy  a  presentar  a  mi  nieta. Me  gustaría, te  pediría  que  fueras  su  amigo, jugaras  con  ella  y  la  quieras  mucho. Acaba  de  perder  a  sus  padres  en  un  ataque  de  misiles. Los  vio  morir  en  sus  brazos.  A  sufrido  mucho, mejor  dicho  sufre  mucho, ya  no  quiere  reír, y  no  tiene  lagrimas  para  llorar. ¿Me  ayudaras?, ¿a que  si?  Sujetándole  la  cabecita, mirándolo  fijamente  a  los  ojos, con  lagrimas  deslizándose  por  la  mejilla. Yo  a  cambio  te  prometo  protección, comida  y  quererte  mucho.

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed