Comenzando a ser swingers Parte 3

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
4360 visitas

Marcar como relato favorito

El carro apestaba a sexo. Era una mezcla deliciosa entre olor a vagina y sudor de mujer y sudor y verga y huevos y culo de otro hombre. Un hombre que no era yo, el esposo de Victoria. Yo estaba excitadísimo por lo que estábamos haciendo y porque en pocos minutos otro se cogería a mi mujer... frente a mí... y yo también participaría. Era un sueño hecho realidad para los tres. Yo no dejaba de pensar en qué sentiría mi mujer con el olor, el sabor, la piel y la verga, huevos y culo de otro hombre y que eran tan diferentes de los míos. Qué pensaría mi mujer del sabor y el olor de su saliva, de su sudor y de su semen. Y qué pensaría Gustavo de los sabores y olores de mi mujer, y de sus pechos grandes y su pusa y culo peludos. También yo estaba ansioso de probar el cuerpo de mi mujer después que otro hombre se la cogiera. A qué olería y sabría su piel con el sudor de Gustavo y cómo olería y sabría su pusa y su culo después de recibir el semen de él. Era el paraíso pensar en que otro se cogería a mi mujer y que yo podría gozar de todo eso y de sus olores y sabores. Era mi sueño mamarle el cuerpo y la pusa a mi mujer después de coger con otro.

A todo esto, Victoria no se aguantó y acomodándose encima de las piernas de él, con una mano guió su verga hacia la entrada de su pusa (que ya chorreaba precum) y pude notar que bajo su falda ella sobaba la verga de él contra su clítoris y sus labios vaginales y se pajeaba con su pija dura y gruesa. Eso le encanta hacer a Victoria con mi verga. Ella tuvo en pocos minutos un gran orgasmo restregándose la verga de mi amigo y por supuesto que el precum de él le estaría lubricando aún más la pusa. Yo pensaba si Gustavo aguantaría esa paja con la pusa de mi mujer y acabaría o si tendría la fuerza de voluntad para aguantar hasta que pudiera meterle la verga hasta el fondo de la pusa. Y él aguantó. Le costó, pero lo hizo. Yo ya sabía que él era un muy buen amante y me encantó eso de él, porque yo sabía que también se dedicaría a darle muchísimo placer a mi esposa y no sólo a gozar él. 

Al terminar el orgasmo de mi mujer, no soltó la verga de Gustavo y lo veía directamente a los ojos, con mirada de puta caliente que quiere más verga. Y en un sólo movimiento se acomodó la punta dura de la verga en la entrada de su pusa, y se dejó caer... y la verga le entró hasta el fondo (por supuesto que no era muy larga) y Victoria me dijo que "ya, ya, ya... al fin tengo la verga de otro hombre dentro de mi pusa. Es la verga de otro hombre y está deliciosa... la siento caliente, dura, gorda..." Y empezó a moverse con esa verga adentro, primero rotando sus caderas y después empezó a subir y bajar mientras le chupaba la lengua a Gustavo. Ella le abrió la camisa y le sobaba y pellizcaba los pezones, y por momentos metía sus manos bajo las axilas de él y sentía sus pelos largos y también que sus dedos se llenaban del sudor de nuestro amigo. Victoria llevaba sus dedos a la nariz y a su boca y olía y degustaba el sudor de él.

Ella subía y bajaba sobre su verga y él la empujaba cada vez más rápido y duro y el ritmo crecía entre los dos. Y las cosas que se decían también. Expresaban todo lo que estaban sintiendo y pensando y lo que querían hacer. No tuvieron límites y era como que se lo decían para ellos, pero también para mí, y que yo supiera claramente lo mucho que se deseaban y lo mucho que estaban gozando entre ellos. A los pocos minutos Gustavo dijo que ya no aguantaba, que estaba por venirse... que dónde quería Victoria que le echara el semen. Ella inmediatamente le dijo que adentro de su pusa, que quería sentir su semen caliente en su pusa y así saber que otro hombre -que no era yo, ni era su esposo- la estaba llenando de semen. Y así fue. Gustavo empezó a soltar chorros de su semen dentro del coño de mi esposa... y ella me decía... "me está llenando de semen... lo siento muy caliente... estoy llena de semen de otro hombre... qué delicia..." Y Victoria tuvo otro orgasmo, ahora con la verga de otro hombre dentro de su pusa. Era la segunda verga que le metían en el coño y el segundo semen que tenía en su útero (el semen de sus novios sólo lo tuvo en sus manos y en su boca, y nunca se lo tragó, pero ahora le encanta el sabor y el olor del semen y es una mamadora increíble y muy puta).

Cuando la verga de Gustavo se aguadó se salió del coño de Victoria, y ella inmediatamente se colocó de forma que pudo olerla, sobársela por toda la cara, olerla y más que nada chuparla y metérsela a la boca... y así probar el semen de Gustavo (y el sabor le encantó y era más fuerte que el que ella había sentido días antes en mi boca y cara). Y la mezcla entre el sabor del semen de él y el líquido de su pusa fue maravilloso (tanto que Victoria adora mamar pusas después que les han echado semen, porque los dos somos bi). Cuando ella terminó de chupar su verga se acercó a mi cara y diciéndome "gracias"... abrió la boca y yo sentí el olor a semen, verga y pusa... y ella me besó compartiendo sus olores y sus sabores conmigo. Y mientras ella me besaba y nos chupábamos las bocas y las lenguas, yo miraba y sentía cómo Gustavo le seguía sobando y apretando las tetas y le jalaba los pezones.

Ya estábamos muy cerca del motel y Victoria le dijo a Gustavo que quería que él se desnudara por completo y ella también lo hizo. Era una fantasía de Victoria llegar así al motel y que el encargado de cobrar la viera como una verdadera puta. Desnuda, caliente, recién cogida (y seguro que sentiría el olor a sexo que ella y Gustavo emanaban de sus cuerpos desnudos). También quería que el encargado supiera que ella llegaba a coger con dos hombres. El encargado no quitaba los ojos de los cuerpos desnudos de ellos dos... y nos cobró la tarifa de tríos, pero no dejaba de mirar a Victoria. Era increíble y tremendamente excitante para Victoria, pero también para mí. En un mismo día dos hombres desconocidos la habían visto completamente desnuda... y uno de ellos se la acaba de coger... y faltaba aún más.

Continuará...


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed