La esperanza de uno, es la vida de otro (1-4)

Por
Enviado el , clasificado en Varios / otros
281 visitas

Marcar como relato favorito

Sentía  un  respeto  mutuo  entre  ellos  y  nunca  vio  a  la  mujer  acachar  la  cabeza  cuando  su  marido  le  hablaba, como  tenia  costumbre  hacerlo  su  madre.

Estaba  aprendiendo  el  respeto  y  la  convivencia  entre  el  hombre  y  una  mujer. Estaba  educándose  a  sus  40  años, como  tratar  a  una  mujer. Y  Eso  le  estaba  empezando  a  gustar  y  a  añorarlo. 

Un  día  José  y  Luisa  que  así  se  llamaban  los   dueños, se  les  acercaron  pidiéndole  que  los  acercaran  al  aeropuerto. Pues  su  nieta  regresaba  de  hacer  voluntariado  en  unas  colonias  para  niños  sin  hogar. Paul  acepto. Por  el  camino  José  y  Luisa  le  conto  la  historia  de  su  nieta;

--Mi  hija  se  quedo  embarazada  sin  decirnos  nunca  quien  era  el  padre. Solo  nos  dijo  que  se  querían  mucho, pero  un  día  regreso  del  cine  llorando. Diciéndonos  que  se  separaron  y  que  estaba  embarazada. Nunca  pudo  ponerse  en  contacto  con  él. El  la  abandono  dejándola  sola. Con  tan  mala  suerte, que  perdió  la  vida  en  el  parto. Su  nacimiento, quiero  decir  el  de  mi  nieta (hablaba  la  abuela  con  lagrimas  en  los  ojos) venia  con  problemas. Tenía  más  de  la  mitad  de  posibilidades  que  no  pudiera  sobrevivir. (En  ese  momento  Luisa  no  podía  seguir  hablando, José   la  abrazo, cogiendo  el  relevo  de  la  historia). Solo  le  dijimos  al  doctor, que  intentara  salvar  a  las  dos, pero  que  si  veía  que  no  podía, que  salvara  la  que  en  ese  momento  tuviera  más  posibilidades  de  sobrevivir. Fue  muy  duro  soportar  la  perdida  de  nuestra  hija  Julia, pero  decidimos  criar  a  nuestra  nieta  Eva  dentro  de  una  familia , dándole  el  amor  que  nunca  podría  darle  sus  padres. Decidimos  educarla  dentro  de  unos  valores  de  respeto, soliradidad, tolerancia  y  sobre  todo  con  humildad. Nuestra  nieta  es  el  regalo  y  la  vida  que  Dios  nos  dio  a cambio  de  la  vida  de  nuestra  hija. Gracias  a  ella  llegamos  a  superar  este  gran  vacío  y  peso  que  al  principio  nos  consumía. Ahora  Eva  es  nuestra  luz  y  la  fuerza  para  poder  seguir  viviendo. Decidimos  volver  a  nuestras  raíces, para  poder  enseñarle  y  mostrarle, donde  se  crio  su  madre.

Paul  no  daba  crédito  a  lo  que  estaba  escuchando. Era  su  hija, por  fin  había  dado  con  ella, al  tiempo  que  la  pena  lo  iba  consumiendo. El  pensar  que  les  arrancaría  de  su  lado  a  Eva  y  producirles  un  gran  pesar, el  arremetimiento  y  la  culpabilidad  lo  empezaba  a  consumir, mientras  esperaba  en  el  aeropuerto  que  bajara  del  avión  Eva, a  la  vez  que  José  y  Luisa  le  iba  contando  la  historia  de  su  vida, sin  saberlo  ellos.

--¿y  el  padre? (pregunto  Paul)

--Intentemos  localizarlo, preguntando, pero  al  final  todo  quedo  en  un  gran  fracaso. Hasta  hoy.

--A  su  nieta  ¿qué  le  han  dicho  referente  del  padre?

--Pues, que  no  sabemos, ni  tenemos  ni  una  mínima  pista  de  quien  es.

--¿Su  nieta  que  dice  a  todo  esto?

--Que  cuando  llegue  el  momento, sea  adulta  y  gane  dinero, lo  buscara  y  le  pedirá  que  le  cuente  su  parte  de  la  historia, su  verdad, su  versión. Entonces y  solo  entonces,  dice  que  decidirá. Porque  aunque  sea  difícil  de  creer, nosotros  sus  abuelos, nunca  le  hemos  hablado  mal  de  su  padre. Siempre  le  hemos  dado  a  entender, que  es  un  buen  hombre, con  unos  sentimientos  puros, lindo  por  dentro  y  que  el  saber  de  ella,  ya  hubiera  venido  a  verla  y  a  darle  una  explicación. Que  no  lo  juzgara  antes  de  saber  la  verdad. Mi  nieta  Eva, estoy  seguro  Paul  que  en  el  fondo  respeta  y  quiere  a  su  padre.

Paul  se  sentía  feliz, pero  a  la  vez  triste  mientras  escuchaba  todo. Se  dio  cuenta  que  tenía  que  conocer  antes  a  su  hija, verla, tratarla, para  saber  cómo  manejar  las  circunstancias  de  lo  que  estaba  viviendo  en  ese  momento . En  ese  preciso  instante  se  acerca  una  joven  y  abraza  a  su  abuela, la  besa  y  la  aprieta  hacia ella. Después  se  acerca  a  su  abuelo  y  lo  besa   y  le  pregunta;

--¿Has  cuidado  estos  días  bien  a  mi  abuela? Mira ¿qué  me  enterare,  si  le  as  echo  enfadar?,( al  mismo  tiempo  que  cogía  la  mano  de  Luisa  y  miraba  a  José)


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed