A salvo

Por
Enviado el , clasificado en Poesía
360 visitas

Marcar como relato favorito

No importa la densa niebla que impide ver tierra firme y fijar el rumbo,
tú escuchas los rumores de la brisa e intuyes mi pesar,
acercas la caracola a tus hermosos labios,
la haces sonar, puedo seguirte y estoy a salvo.
Dibujas los caminos olvidados hasta donde habita nuestra memoria.
Buscas respuestas siguiendo las huellas perdidas.
Cada día es un nuevo horizonte por alcanzar.
Tu sonrisa es el sol que se descubre entre las nubes.
Tu mirada es la fuerza del viento.
Tu compañía trae la calma de la luna en la noche estrellada.
De mi desarbolada nave haces tú un hermoso velero,
tiendes puentes donde solo había abismo,
escribes, y las palabras son sentimiento.
Ofreces generoso cariño,
guardas y recuerdas momentos
que son, el más preciado tesoro.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed