Desahogo II

Por
Enviado el , clasificado en Reflexiones
217 visitas

Marcar como relato favorito

Que te lleven al punto de sentir miedo de hacer cualquier cosa porque siempre están allí encima de ti aunque tu no veas que están, que te inunden el teléfono de llamadas aun cuando saben que estas ocupada y despues te traten de puta por no contestar, que su obsecion insana te llevará al punto de reventar y tener muchos problemas internos, que cada que intentas salir de ese lugar sea peor el nivel de psicópata que puede llegar hacer, que después de años resignada a que las cosas no iban a cambiar, un pequeño rayo de luz que hizo entender que debias salir de ese lugar donde según te decían "te amaban" cuando solo te usaban de salvavidas para salir de su miseria y en realidad nunca fuiste nada mas que eso, el ego de saber que tenían control sobre ti, el ego de por ser mayor podían aplastar tu voz, que nunca le importara pasar a llevar tus límites, que según el NO no existía, cuando ni siquiera ya podías hablar porque al nunca escucharte ya preferías solo estar en silencio, que cada día al lado de esa persona fuera más grande y vacía la soledad, que el lugar que te ganó dándote paz y tranquilidad, se transformara solo en soledad, ansiedad y constante estrés por no hacer nada mal para que no te corrigiera "constructivamente", algunos pueden pensar que me ahogaba en un vaso con agua, pero no puedes opinar si nunca estuviste dentro de algo asi, pasar de ser una persona normal a una persona igual que ellos, aunque ellos siempre serán peores que tu porque tienen más experiencia en el campo de las cosas toxicas...

Pero desde que empecé a no darle mi atención a nada mas que a mi, y luchar aunque no me dejen salir de ese lugar, mis días sin su presencia comenzaron a bajar su ansiedad y estrés, solo estaba mal cuando lo veía, la soledad comenzó a ser más linda, el sonido de mi teléfono dejo de ser una tortura, y mi corazón dejo de latir a mil por hora cada que veía más y más llamadas acumuladas de él, pero aun sigue el miedo ese miedo de saber que esta allí en algún lugar listo que yo haga algo y atacarme una ves mas, el de escuchar un auto fuera de mi casa, la sensación de que tocara el timbre y volverá...

Los momento lindos que pasaron, siempre se vieron opacados por su negatividad, cada día las cosas malas le ganaban a las buenas, hasta en realidad ya no sentir nada, pero resignarse a que No le entrara en la cabeza el hecho de no querer seguir, ya ningún momento a su lado por más que "se esforzara" era lindo, ni agradable, ni cómodo, a su lado, se veía desde fuera que estaba todo muy forzado...

Pero mi mayor miedo es no poder recuperar todas esas partes que perdí, por amoldarme a lo que siempre quiso de mi...

Que todo me consuma y me gane, el primer paso otra vez lo di, ahora solo me queda seguir el camino, y esta vez no salirme de él, porque será largo, y se que tengo compañía y apoyo, pero es mi camino y yo debo recorrerlo, porque es mi decisión sanar todo lo que llevo en mi...

La culpa nunca ha sido de mi salud, si no tuya, que cuando te dije mucho antes que las cosas no estaban bien solo me callaste, y no me dejaste irme por mas que pelee para que las cosas se quedarán en lo bueno, pero tu solo quisiste hacer algo cuando yo ya estaba aburrida y comencé a cambiar y ya era demasiado tarde, y solo me obligabas a seguir contigo para no quedarte solo, y querías seguir sacando provecho de mi, aun cuando me decías que era una puta, te seguís metiendo en mi cama, aun cuando me decías que estaba gorda me seguís tocando y acostándote conmigo, entre muchas cosas más...

El que nunca cumplió sus promesas ni juramentos siempre fuiste tú, el que juraba en nombre de su Dios y sus hijas y después olvidaba todo eras tú, el que siempre necesito a alguien era tú, el que necesitaba ser el centro del universo de todos eras tú, el maldito manipulador narcisista era tú, aunque siempre trabajaste para que sintiera que era yo la que estaba mal todo el tiempo, la pendeja, la loca, la puta, y mas... Pero el enfermo psicópata y obsesionado conmigo siempre fuiste tú...

Pero la que siempre estuvo mal fui Yo, porque deje que pasaran mis límites, deje que me dañaran, deje que me usaran porque así me sentía cada vez después del sexo, deje que mi voz se perdiera, que amargaran mis días, que criticaran mis pensamientos y decisiones al punto de ya ni tener opinión, que cada día solo de pensar que te podía ver me diera ansiedad y me estresara tu presencia, que me volverás tan dócil que hasta el último día hacia lo que me pedias, que tus sínicas disculpas llenas de lastima y manipulación convencieran a algunas partes de mí...

Solo puedo decir lo mismo que me dijiste tú "Púdrete maldita puta" aunque le haces honor a tu religión con tu sinismo barato...

Gracias por leer, es parte de mi camino sacar todo lo malo, y este es un paso, para sacar de mi vida a la gente sínica, manipuladora, lastimera, que reemplaza la paz y tranquilidad por estrés y ansiedad...

 

2/3


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed