Sentirse viva

Por
Enviado el , clasificado en Amor / Románticos
256 visitas

Marcar como relato favorito

Begoña estaba desbordada. Los problemas se la acumulaban sin resolver.

Ella siempre habia sido una mujer muy positiva, pero comenzó a dejar de ver luz en la oscuridad y cayó en un pozo de tristeza y agotamiento.

La gente a su alrededor seguía con sus vidas. Los que  la quería la preguntaba extrañados y sin prestar aparentemente demaseada atención. Begoña estaba bloqueada y seguía como podía con su día a día. 

Una mañana, su mejor amiga, su alma gemela, se acerco a ella en silencio, se sentó a su lado, no preguntó nada, simplemente se quedó allí, mirando con cariño durante varios minutos. Al ver que no reaccionaba,  sin hablar, la abrazó. Ese abrazo cálido, lleno de ternura y amor, hizo que Begoña se dejara llevar, se olvidase  y se acordase de todo al mismo tiempo. Aquellos ojos tristes, que no podían llorar, se llenaron de lágrimas y Begoña se dejó abrazar, se permitió sentir sin filtros y volvió a sentirse viva de nuevo. 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed