No usemos el auto

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
4059 visitas

Marcar como relato favorito

Sentados al final del autobús, te comienzo a molestar, suavemente mi mano recorre tu muslo, miras alrededor, algunos asientos con gente, pero nadie de la mitad hacia atrás más que nosotros, corres mi mano, pero la vuelvo a poner sobre ti, acariciando tu miembro, que comienza a despertar, bajo tu bragueta, y siento tu bóxer húmedo, siento tu mano dentro de mi falda, y como tocas mi ropa interior, libero tu miembro de su prisión, tu correo mi ropa, mi mano sube y baja sobre tu miembro erecto, tus dedos juegan dentro de mí, me acomodo y siento como llegas a mi garganta, tus labios junto con los míos se besan, miro alrededor las pocas personas que quedan van mirando hacia adelante, sacas mi ropa interior, y me siento sobre ti, los movimientos del autobús ayudan a mis caderas, el morbo de hacerlo existiendo la gran posibilidad de que nos pueden ver, puedo sentir nuestros fluidos mezclándose antes de salir…

Es un viaje largo, así que para descansar tomamos el bus, los últimos asientos disponibles son en el segundo piso al final, pasado un tramo se apagan las luces para poder dormir, el frio del aire acondicionado nos hace abrigados con mi cobija, me apoyo en ti, acomodo mi mano sobre tu miembro cubierto por la ropa, te ríes preguntado si te estoy tentando, me rio, y te desabrocho la ropa, y te comienzo a masturbar, primero mis manos, para luego jugar con mi lengua recorriendo cada espacio de él, tu mano se deja sentir bajo mi ropa, completamente excitada veo venir alguien hacia el final, sacamos nuestras manos, y actuamos normal, nos pidieron el boleto, y se fue el auxiliar, nuestros corazones a mil, y el morbo a flor de piel, puedo sentir tu erección, te cambias a mi lugar de la ventana, y me subo sobre ti, completamente dentro te siento tan duro y latente, nuestros movimientos rítmicos con el movimiento del bus, dejo que mis fluidos te llenen y ahogo mi gemido en tu hombro, siento como te mueves, y comienzas a sentir más y más grande y latente, hasta que siento la calidez de tu semen dentro de mi…

Que fantasía hacértelo así…


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed