El esperado masaje

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
9145 visitas

Marcar como relato favorito

En la cama, con velas aromáticas, con música sensual, luz tenue, aceite corporal y mucha tranquilidad... 

Nos tumbamos en la cama...yo llevo un conjunto sexy y atrevido para la ocasión, ya que solo me va a dar un masaje.

Estoy nerviosa pero no quiero que lo sepa, asique simplemente me tumbo en la cama, boca abajo, con la almohada en los brazos y las piernas dobladas...espero que él se acerque.

Ya en la cama los dos y para romper el hielo le digo: ¡ponte cómodo y prepárate para ese masaje que me vas a dar! yo pongo carita de buena y me dice que está listo.

Me baja las piernas para que queden estiradas y así ponerse encima de mi para estar cómodo.

Echa aceite en mi espalda, noto como cae cada gota y eso me pone nerviosa...posa sus manos en mí y muy delicadamente me acaricia para extender el aceite. 

Empieza a masajearme el cuello, los hombros, la columna...me gusta sentir sus manos sobre mí.

Según baja me eriza la piel, el corazón me late rápido y él lo sabe.

Cada vez se pone más cómodo y se termina apoyando sobre mí, presiona más sus dedos en mi cuerpo, eso hace que tenga mucho calor.

Noto como su "vaina" va creciendo a la vez que él toca mi cuerpo, sus manos cada vez abarcan más mi espalda llegando a rozar mis pechos apoyados en la cama.

Me dejo llevar por el deseo y me siento en la cama. Le miro la cara, la cojo con mis manos y me acerco para besar sus labios...es un beso suave, delicado y muyyy dulce. Mi cuerpo se estremece y aumenta de temperatura…

El me rodea con sus brazos a la vez que se pega a mí. Poco a poco me va tumbando en la cama. Comienza a acariciar mi cuerpo, a besar el pecho, los pezones, la tripa, el ombligo, hasta que llega turno de los muslos y, ¡por fin nota lo húmeda que me tiene! Le quito el calzoncillo y veo que su miembro está muy duro...lo acaricio con mi mano, él lo acerca a mi boca y yo poco a poco la voy metiendo mientras mi lengua juega con su punta y mi mano sube y baja para darle el máximo placer...

Se pone sobre mí y me penetra lentamente hasta meterla del todo. Va aumentando el ritmo con cada sacudida, mi cuerpo se retuerce excitado y él no deja de gemir... Le digo al oído lo mucho que le deseo, me coge en ese momento me pone boca abajo y me pone a cuatro patas, me pide que ponga su vaina en mi entrada, ¡quiere hacerme desearle aún más! giro el cuello para poder besarle...

Acaricia mi culete mientras se frota contra mí, pone sus manos en mis caderas y me penetra de nuevo...esta vez más rápido y con más fuerza, noto sus testículos contra mí. Estoy muy mojada y me encanta sentirme suya. Noto su calor en mi cuerpo cuando dice que ya no aguanta más... ¡es una explosión de placer! un orgasmo muy intenso y devastador.

Se tumba a mi lado y nos abrazamos...

¡Dedicado a mi saltamontes!


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed