Una taza de té

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
5628 visitas

Marcar como relato favorito

Me escribiste, y me pediste una taza de té, te pregunte si estabas seguro que venias por una taza de té… 

Estaba en el sillón cuando llegaste, ya un poco excitada después de una ducha jugando…

La tetera hervía, nos sentamos a tomar el té, al terminar, nos fuimos al living, cada uno en una esquina del sillón, mi vestido dejaba ver mi ropa interior, sentía tus miradas, y te molestaba coquetamente, tu mano se acercó a mi pierna, y la comenzaste a acariciar, pasado un rato sentí tu dedo entre mis piernas, y me acomode vuelta hacia ti, quedando mi entre pierna completamente hacia ti, comenzaste a subir y bajar tus dedos en mi ropa interior ya húmeda, te dije que mejor la quitarás, y puede sentir tu dedo sobre mí, y como iba entrando, comenzaste a jugar, y poco a poco, hasta que me fui, seguiste jugado, y jugando, me acomode sosteniendo tu miembro, y mis labios bajaron por él, tu cuerpo se estremeció, cuando estaba tan duro, me detuve, te pedí que te sentaras bien, y me senté sobre ti, tome tu miembro, y comencé a jugar con él sin dejarlo entrar, hasta que lentamente comencé a bajar, hasta acomodarlo completamente adentro de mí, mis caderas se comenzaron a mover, arriba y abajo, adentro y afuera, lento, rápido, suave, salvaje, mi humedad baja por tus piernas, tus manos tomaron mi cintura, y comenzaron a marcar el ritmo, sentí como se hacía más grande dentro de mí, latente y duro, hasta que te fuiste…

Me abrazarte por la espalda, y acomodaste tu miembro detrás de mí, estirados viendo la película, me acomodé y pude sentir tu erección mis nalgas…

Estoy sobre ti, tú dentro de mí, en un movimiento puedo sentirte completamente dentro, como golpeas mi interior, puedo sentir como te acomodas para sentir mejor, mis caderas suben y bajan, se mueven dejándote entrar y salir, siento como no puede entrar más, nuestros cuerpos se estremecen, siento tus manos apartar las mías al clavar mis uñas, por momentos se me olvida que no lo debo hacer, ya demasiadas marcas te deje, tomo tu hombro y hago que te incorpores sin salirme de ti, así semi sentado, llevo tu boca a mis senos, se escapa un gemido al sentir tus dientes en mis pezones, al odio te pido me rasguñes, mi cadera se mueve salvajemente, al sentir como recorres mi espalda, al ritmo de tus mordidas, sabes que eso me excita, puedo sentirte duro y latente dentro cuando me voy sobre ti, así sentados en mi cama, te libero, y me pongo boca arriba, tomas mis piernas y las separas, para embestirme fuertemente, me acomodas, y comienzas a entrar y salir, cada embestida la siento golpear completamente dentro de mí, puedes sentir como te aprisiono al irme sobre ti, mis piernas en tus hombros, tu miembro latiendo y haciéndose más y más grande, tus embestidas más y más salvajes, nuestras respiraciones entre cortadas, el leve sonido de la cama, puedo sentirte llenándome de ti, al tiempo que nuestros gemidos se dejan sentir en el silencio de la noche…

(He terminado jugando después de escribir…)


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed