Intimissimi

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
2524 visitas

Marcar como relato favorito

¡Hola cariño!

Se que estás esperando ansiosa poder estrenar ese conjunto de lencería tan sexy y provocativo que tenemos pendiente usar en la próxima cita.

Te imagino recibiendo el mensaje de la tienda e ir a recoger el liguerito que faltaba por conseguir tu talla. Un poquito nerviosa y excitada al mismo tiempo vas de regreso a casa pensando en el momento de placer que vas a pasar cuando nos volvamos a ver.

Estas muy caliente y necesitada de esos tiempos de relax que necesitas de vez en cuando. Estás deseando llegar a casa y probarte el conjunto mirarte en el espejo y escoger las medias que te vas a poner a juego con el conjuntito.

Uffffff te contorneas sensualmente mientras te miras y acaricias los pechos y la vulva por encima de las braguitas. Notas humedecerse tu coñito, como se despegan tus labios vaginales motivados por el deseo la pasión y la lujuria de tus íntimos y calientes pensamientos. Te gusta cómo te como el coñito y te meto los deditos jugando contigo poniéndote muy muy caliente, te sientes muy puta y eso te excita aún más.

Yo por mi parte mientras escribo esto para ti cariño, pienso en esas braguitas empezando a mojarse e imaginando que cuando vengas estarán impregnadas de tu olor de hembra en celo ansiosa de sexo.

Quiero que está vez mi vida, esa sorpresa de lencería intimísima, venga envuelta en un vestidito o faldita, que, al verte y darte un apasionado beso en la boca, me muestres pícaramente que llevas las medias tipo stocking puestas, mostrando también un generoso escote dejándome ver tímidamente parte del sujetador y deseando sacar esas tetitas tan ricas que tienes por encima del brasier haciendo que se mantengan bien firmes y sugerentes a mis mordiscos.

Como me gustaría algún día regalarte un plug anal y que lo llevarás puesto para mi, y al saludarte bajar suave mi mano por tu culito levantar un poquito tu faldita y notar por encima de la braguita que lo llevas puesto. Pensar en ti colocándotelo para venir a la cita me pone muchísimo.

Vienes con un abrigo encima escondiendo nuestro secreto para no ser indiscreta, pero ya en el coche de camino a la cita te vienes acariciando y calentándote y mojándote aún más las braguitas.

Ummmm cariño …estoy deseando verte de nuevo.

Iré sin mi bóxer para que al llegar notes mi erección, y al saber que es por tu causa y por todo lo que estamos imaginando te pongas más cachonda todavía.

Esta vez te quiero muy abierta y entregada para mí, para saborear tu lechita muy muy despacito y relamerme de gusto viéndote correr. Como aquella vez que me corrí solamente viéndote a ti disfrutar.

¿Te acuerdas?

Pero en esta ocasión quiero correrme viendo como tu lengua recorre mi glande haciendo salir primero una sola gotita de semen para mí, y después toda la demás para ti cariño.

Ummmmmm... lo estoy deseando

Para mi intimísima Eva.

Continuará…


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed