Dulce Placer

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
6049 visitas

Marcar como relato favorito

Suena la música y comienzo a bailar.

Me gusta ver mis movimientos en el espejo, pienso en ti y me imagino cómo podría provocarte, ya que mis insistencias, insinuaciones, jacuzzis y demás no sirven...

Quiero ponerte frente a mí, sentado y con tus manos detrás para que no puedas tocarme, quiero que te dejes llevar...

Comienzo a bailar y a mover mis caderas con movimientos lentos, sensuales a la vez que poco a poco me voy quitando la ropa que llevo puesta.

Tú simplemente me miras y disfrutas el momento.

El ambiente se va calentando y veo que empiezas a empalmarte y eso me gusta Mmmm

Me dejo puesto solo el tanga y mientras bailo me voy acercando a ti de una forma muy sugerente, hago que acaricies mi pecho con tu cara y pongo mi pezón en tu boca, lo chupas, lo muerdes muy despacio y te vas poniendo algo nervioso porque no puedes moverte y quieres más...

Decido quitarte la ropa y veo que tú miembro está duro y listo para lo que quiero.

Acaricio y toco mi cuerpo mientras me muevo, me miras con deseo y eso hace que mis movimientos sean más atrevidos. Me siento encima de ti, mirándote y rozando mi cuerpo contra ti, dejo que tu pene roce mis partes calientes, pero no entra porque mi tanga lo impide....

Siento tu respiración agitada y tú deseo de penetrarme.

Te susurro al oído que ya queda poco.

Cambio de postura y está vez mi espalda está pegada contra tu pecho con mi culo rozándote al ritmo de la música, me pides que te suelte las manos, pero no te dejo, poco a poco lo voy acercando a tu boca y al no poderlo coger solo lo puedes mordisquear, retiro mi tanga y durante unos segundos te dejo que lo saborees, que pases tu lengua ¡mmmmm! ya estoy muy caliente y con ganas de sentirte, pero quiero alargarlo más...

Me pongo de nuevo delante, abro mis piernas para que veas lo mojada que estoy y retiro el tanga a un lado, comienzo a tocarme a introducir mi dedo una y otra vez...ahora con más intensidad, entra y sale cada vez más mojado. Mi cuerpo se retuerce de deseo... 

Vuelvo a ti esta vez de rodillas y empiezo a chupar la punta de tu pene, me lo voy metiendo en la boca mientras acaricio y aprieto muy suave tus testículos, juego con la lengua a la vez que mi mano sube y baja, aprieto mis labios mientras está dentro...quiero llevarte al límite, que no puedas más con tu deseo de hacerme tuya....

Saltamontes, ¿he conseguido provocarte?


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed