Al teléfono

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
3915 visitas

Marcar como relato favorito

Te veo observándome desde el marco de la puerta de mi habitación mientras hablo por teléfono, estoy estirada sobre la cama, con una camiseta que deja poco a la imaginación, y con una pequeña pantaleta, caminas hacia mi cama, y te sientas en los pies de la misma, mi cuerpo se estremece suavemente al contacto de tus frías manos con mis pantorrillas, comienzas a acariciarme subiendo hasta mis muslos, te digo que no con un movimiento de cabeza, y apunto el teléfono apoyado en mi oreja, tú solo me das una sonrisa maliciosa, y sigues subiendo por sobre la camiseta desde los muslos hasta mi cintura, siento tu peso en mis piernas al sentarte, y tus manos aprietan suavemente mis senos, hasta sentir que mis pezones están duros, para morderlos, provocándome un estremecimiento, dejando la marca de tus dientes en mi ropa, te acomodas sobre mis muslos rozándome con tu entrepierna, que deja sentir una leve excitación, comienzas a subir lentamente mi camiseta, dejando a su paso la marca de tus tibios y húmedos labios en mi abdomen, hasta que me dejas casi desnuda bajo ti, siento tu calor en mis senos, tus manos fuertes los aprietan, y tus labios juegan con mis duros pezones, puedo sentir el leve calor de mi entrepierna un poco húmeda, te paras y me observas, puedo ver como se marca tu duro miembro bajo la ropa, sé que te gusta el morbo de que nos puedan escuchar al teléfono, te vuelves a sentar en mi cama, para recorrer mi cuerpo con tus manos, tan grandes que mi cuerpo se hace pequeño, una mordida en mis muslos me distrae de mi conversación, tú solo me miras provocándome, en lo que tus dedos se deslizan sobre mi pantaleta tanteando mi humedad, te observo y veo que te quitas el pantalón, lo puedo ver duro y latente bajo tu húmedo bóxer, me dejas completamente desnuda a tu merced, tus dedos juegan sobre mis labios repartiendo su humedad, te digo que no con la mano, pero sabes que mi mirada pide más, tu dedo se desliza suavemente dentro de mí, ahogando un gemido, solo me miras y sonríes, te gusta verme así, que no pueda hacer nada, porque la persona al otro lado de la línea puede escuchar, y te aprovechas de la situación, siento como tus dedos acarician mis paredes, jugando a entrar y salir, separas suavemente mis piernas, las cuales vuelvo a juntar, te ríes, y las separas bruscamente sentándote entre ellas, puedo sentir tu lengua recorrer cada espacio de mí, sin que tus dedos dejen jugar, subes a morder mis senos, mi voz se entre corta un poco al teléfono, veo tu miembro libre completamente erecto ante mí, tus manos levantan mi cadera, para dar más comodidad a tu boca, mis piernas aprietan tu cabeza, escuchas como me despido, y el sonido al colgar el teléfono, te separas de mi entre pierna, y sin soltar mis caderas, siento como entras lentamente, siento mis paredes contraerse a tu paso, mi cuerpo temblar, mi respiración entre cortada, y un gemido al sentirte completamente duro dentro de mí, puedo sentir como te aprieto, comienzas a moverte suavemente dentro y fuera de mí, mis piernas abrazan tu cuerpo, sueltas mi cadera, y me apoyas sin dejar de moverte en la cama, mis uñas bajan por tu espalda, mis labios besan y muerden tu cuello, puedo escuchar tus gemidos cerca de mi oído, nuestros cuerpos se mueven a un ritmo salvaje, cada embestida más profunda y más fuerte, sabes que así me gusta, te siento salir completamente, me tomas y entre tus manos mi cuerpo se siente tan pequeño, me dejas boca abajo, siento como tus manos se paran mis nalgas, y en una sola embestida tu miembro esta nuevamente dentro de mí, nuestros gemidos al hacernos uno nuevamente retumba en el silencio de la noche, tus embestidas tan salvajes pero suaves retuercen todo dentro de mí, mis uñas clavadas en la cama, tus gemidos en mi odio, mi respiración entre cortada, tu miembro latente y cada vez más grande, puedo sentirte llenado todos mis espacios con tu semen, mientras mis fluidos se mezclan con los tuyos bajando hacia la cama…

Te siento dormido a mi lado, y volteo hacia ti, colocando mi pierna sobre tus muslos, mis brazos sobre tu pecho, y mis senos quedan pegados a tus costillas, me dispongo a dormir, pero noto como el roce de mi cuerpo hace que reacciones, bajo suavemente mi mano por tu pecho, hasta tu bóxer, lo puedo sentir duro y latente, te comienzo a acariciar suavemente, y poco a poco comienza a crecer más y más, noto como se humedece tu ropa y la mía, saco nuestras ropas dejándonos completamente desnudos, mi mano húmeda comienza a subir y bajar por tu miembro, y mis dedos recorren mi vulva, te siento tan duro y latente entre mis dedos, que ya no puedo más, y me subo sobre ti, mis labios recorren solo la punta, mojándome aun más, poco a poco voy bajando, hasta no dejar nada fuera de mi, siento como mi interior se contrae para no dejarte salir, mis caderas se comienzan a mover, adelante y atrás, dejándome sentir como chocas dentro de mi, gimo al sentir como estas completamente dentro, mis movimientos cada vez mas rápidos, puedo sentir como mis fluidos te bañan, comienzo a dejarte entrar y salir, cada embestida más salvaje, cada embestida más dura, mis gemidos y el sonido de la cama te despiertan, me ves cabalgando en tu duro y ya muy húmedo miembro, tomas mis caderas para ayudarme, sobre ti me siento perdida, controlar cada embestida, poder sentir como llegas hasta que no puedes entrar más, como se revuelve todo, como te aprieto, como lates, como creces hasta explotar dentro, siento tu semen cálido dentro, en lo que mis fluidos salen bajando por tus costados, y mi entre piernas, te he dejado completamente bañado de mi…


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed