HACIA EL HOMBRE "MAQUINA" 2 (FINAL)

Por
Enviado el , clasificado en Cuentos
137 visitas

Marcar como relato favorito

 A mi cliente el señor Raúl debido a su repentina excitación por mi comentario acerca de sus alleados le tuve que sumiistrar un calmante, y por supuesto ya no hablamos más del asunto.

Poco después tuve una conversación con su hija Carla Vila en la sala de estar de su lujosa casa.

- ¿Qué? ¿Cómo ve a mi padre? - quiso saber ella con una sonrisa de cortesia.

- Bien... Pero pienso que su padre sufre un trauma psicológico que no ha podido superar como consecuencia del maltrato que recibió de su familia cuando él era casi un niño - le respondí yo con sinceridad.

 - ¡Huy, nooo! ¡Que disparate Él siempre ha sido un hombre muy fuerte; muy seguro de si mismo sobre todo con los negocios - negó ella rotundamente.

- Sí. Esto es cierto - convine yo-..Pero en realidad lo que él ha hecho ha sido seguir la Ley de la Compensación especificada en su día por el famoso psicólogo Alfred Adler, para huir precisamente de un doloroso sentimiento de inferioridad fomentado por su familia. Su padre es una persona tan voluble como cualquiera de  nosotros. Y durante  los brillantes años de las vacas gordas él a través de los negocios ha prretendido ocultar ante todo el mundo este lastre de inseguridad que tanto le ha abrumado. El hecho de no sentirse amado por sus padres es lo que ahora que ya se ha retirado de la vida mundana, es lo que mas le duele. Y como asimismo la naturaleza humana es circular, puesto que es en la vejez cuando se recueda la infancia, dado que los extremos se tocan, ahora este trauma emocional en su padre aflora de nuevo con toda intensidad.

- Vaya. Lo que usted me dice son simples teorías que no van a ninguna parte - me espetó Carla-. Mire. Lo que uno pueda sentir en un momeno dado no tiene la menor importancia. Yo hoy puedo sentir de una manera y mañana de otra según las circunstancias. Lo que aquí cuenta son los hechos; el ser práctico. Lo que se toca y lo que se ve. Pues al fin y al cabo nosotros, los humanos somos máquinas que un día dejaremos de funcionar. Y una cosa le digo Olvídese de analzar a mi padre, de lo contrario buscaremos a otro cuidador.

- Está bien. Usted me ha pregumtado y yo le he expuesto lo que hace el caso.

Aquella superficialidad conceptual de mi "jefa" Carla Vila era fruto de un burdo materialismo mecanicista que tenía su origen en un pensador francés del siglo XVll llamado La Mettrie, al referirse al  "Hombe Máquina", según el cual se oponía a su juicio al polvoriento idealismo religioso de su época, y decía que no hay ninguna alma en el hombre. Sólo hay una tendencia innata del movimiento de las células del mismo y nada más. Así que esta doctrina de un reduccionismo  biológico del ser; a esta hueca materialidad  que está subliminada hoy en día por una fría tecnología y por la política es lo que influye en la sociedad. De modo que sepamos que esta decadencia anímica que nos envuelve se estaba gestando desde mucho tiempo atrás.

Salí de aquella casa y me fui  a un bar a tomar una ceveza fresca.

                                                                            FRANCESC MIRALLES.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed