11M

Por
Enviado el , clasificado en Drama
446 visitas

Marcar como relato favorito

Teresa era una chica muy enamorada de Rodrigo. Ambos, desde que se conocieron en una discoteca una noche de sábado en el año 2000,deseaban estar el uno con el otro a cada instante. Vivían separados por trabajo, pero eso no impidió que iniciasen una relación de pareja que cumplía ya cuatro años.

Rodrigo era un chico muy familiar y trabajaba duro en la capital, pero le gustaba dar sorpresas a su familia que vivía a una hora de Madrid. El 10 de Marzo al salir de su turno de trabajo, decidió ir a felicitar a su hermano pequeño por su cumpleaños. Se subió a un autobús al salir del trabajo, y llegó a tiempo para la fiesta.

El esfuerzo había merecido la pena, y esa noche llamó a su novia para contarla lo bien que lo había pasado y que le tocaría madrugar para regresar a Madrid a trabajar pues entraba a las 8 de la mañana al curro.

Medio adormilado se sentó en el autobús y se dispuso a dormir tranquilamente, ya que esperaba bajarse en la última parada y así enlazaría en Atocha con un cercanías y todo resuelto. Entró en un profundo y relajado sueño, hasta que, de repente, algo le despertó bruscamente y sobresaltado se bajó del autobús con varios pasajeros más, tropezando con los escalones, y al ver como se alejaba el autobús, se dio cuenta que esa no era su parada.¡ Ahora tendría que dar un rodeo para llegar a su trabajo!

Al poco, mientras Rodrigo daba su rodeo, y llegaba a su trabajo se producían diez explosiones en cuatro trenes de la Red de Cercanías de Madrid.

Mientras tanto, a 200km de distancia de allí, Teresa entraba a su trabajo y una compañera le informaba que acababan de decir por la radio que en Madrid se habia producido un atentado en unos trenes en Atocha.

El corazón de Teresa empezó a latir tan fuerte que apenas podía respirar. Temblorosa, cogió su móvil para intentar llamar a Rodrigo. Imposible contactar con él, pues no había conexión telefónica. Con la sensación de estar flotando en una oscura burbuja, intentó como pudo continuar con su trabajo. A las 2 o 3 horas, sonó su teléfono, apenás podía descolgar de lo nerviosa que se encontraba. Era Rodrigo para decirla que se encontraba bien, y que iba a donar sangre para los heridos.

Esta pareja cada 11M recuerda ese momento. 194 personas no tuvieron tanta suerte  y sus familias recuerdan con horror ese fatídico día. Desde aquí, mi recuerdo para las victimas y los heridos de ese brutal atentado.

(Este relato es real (y solo los nombres son ficticios) . Los protagonistas somos mi marido y yo).

 

 

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed