En el ascensor

Por
Enviado el , clasificado en Amor / Románticos
286 visitas

Marcar como relato favorito

Estabas esperando al ascensor. Nunca antes te había visto por el barrio. Regresabas del trabajo, lo supe porque una agenda de cuero marrón asomaba por tu bolso, junto a unos pliegos del papel enrollados. Tu pelo, rubio y rizado, hizo que mis ojos no pudieran dejar de mirarte. Alta, delgada, con un vestido de tonos anaranjados que marcaba tu impresionante figura, me miras, y con una sonrisa, abres la puerta del ascensor y me invitas a pasar.

¿A que piso vas?

Seis. Respondo tímidamente.

Una ola de calor inunda todo mi cuerpo, y siento como me sonrojo sin poder evitarlo. Me sonríes de nuevo, y como una ráfaga de brisa suave me llega tu perfume, que hace que inconscientemente me acerque más y más a ti. Eras una mujer muy atractiva. Jamás me había pasado algo así.

Mi mente empieza a divagar en el deseo, y por primera vez en mi vida, me dan ganas de parar el ascensor, o mejor aún, que se pare de repente y nos quedemos encerrados allí juntos.

Una sensación intensa se apodera de mí, quiero acercarme a tu cuello, oler tu perfume, besarte y acariciarte sin parar.

Un ruido me saca de mi fantasía y el ascensor se para. Me despido con un "hasta luego" y salgo. Decido, antes de entrar en mi casa, esperar en el rellano, pues mi curiosidad de donde vive esa mujer no me deja escapatoria, pero el ascensor sigue parado en la planta sexta.Por un momento, pienso que el ascensor se ha averiado y justo cuando me dispongo a intentar abrir la puerta, el ascensor comienza a bajar y se para en la planta baja donde mi vecina del quinto espera con las bolsas de la compra para subir a casa. 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed