Julia

Por
Enviado el , clasificado en Amor / Románticos
472 visitas

Marcar como relato favorito

Julia abre los ojos despacio. Rayos de luz penetran por las rendijas de su persiana  presagiando un buen día, su primer día de esas merecidas vacaciones.

Perezosa, intenta a duras penas levantarse. Hace ya un mes que no es la misma de siempre, esa sensación de felicidad, de sentirse la persona más completa de este mundo, ha desaparecido por completo y un intenso agujero negro crece en su interior, sin poder hacer nada. Se levanta, e intenta entretenerse recogiendo la casa que su familia y ella, han ido desordenando durante la semana. Sin muchas ganas, se prepara un café y su pensamiento se la escapa de las manos y sus ojos se llenan de lágrimas de nuevo, sin poder evitarlo. Se esconde en el baño, y se lava la cara, como cada día, desde hace varias semanas. Ella que siempre ha sido una mujer fuerte y con una gran dificultad para llorar, ahora no se reconoce a si misma. Algo está pasando, y esa incertidumbre que crece en su interior, la ahoga.

Necesita estar sola, y reencontrarse consigo misma, resetear y estar fuerte para ti, para cuando decidas volver, para cuando haya pasado el tiempo que necesites, poder hacerte reír, solo eso.

 Julia decide ir a pasear al campo, a un pueblo cercano a su ciudad, donde solo se escucha el ruido de los pájaros, el aire golpeando contra los árboles... camina sin rumbo... llora sin parar, hasta que no puede más y se queda allí, sin pensar en nada, solo escuchando esa naturaleza pura, lejos de todo y cerca de si misma y es allí, cuando ya no la quedan lágrimas, cuando por fin su alma encuentra un camino, entiende tu tiempo, te entiende a ti, y una calma la inunda y se da cuenta de que el tiempo no es nada, y las cosas de este mundo son relativas, y que cuando dos personas están unidas por el alma, todo lo terrenal es poca cosa, y de repente ya no te echa de menos porque te nota cerca, como antes.... y acepta que la vida es injusta, que aunque tú no te mereces lo que está pasando, es así, y que nunca nada, sea lo que sea, va a romper este lazo del alma entre las dos. 

Julia regresa a casa con una sonrisa y espera como cada tarde, ese segundo en el que puede decirte buenas noches y quererte desde la distancia. 

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed