Semana Santa

Por
Enviado el , clasificado en Reflexiones
407 visitas

Marcar como relato favorito

Como cada año, comienza la Semana Santa, y es llamativo, si echamos la vista atrás, la percepción que tenemos de ella.

Lo que en la juventud era un periodo fantástico de vacaciones, de salir, de disfrutar y reír con amigos, ha pasado después a ser una semana de descanso de colegios de hijos y periodo de relax.

Pero hay algo más que ocurre casi sin darte cuenta cuando pasas los cuarenta, y es que hay un cambio en tu interior, y te das cuenta que la vida es efímera, que no dejan de pasar cosas, y que necesites creer en algo, agarrarte a una fuerza espiritual que te ayude en ese camino tan lleno de piedras y curvas, que te tambalean constantemente.

Ya no todo es disfrutar, ves el sufrimiento mucho más cerca de ti cada día, y necesitas parar, recogerte en ti mismo, sentirte cerca y reflexionar. No se si se llama madurar, o estamparte de bruces en una realidad en la que ya no todo es bonito ni divertido, y en la que necesitas una fuerza espiritual para seguir disfrutando y padeciendo, en resumen para seguir viviendo.

La Semana Santa, seas o no católico, es ideal para parar, meditar, renovarse espiritualmente, crecer como persona, y estar así preparado el resto del año, tanto para disfrutar a tope de lo maravilloso de la vida, como para superar la cantidad de reveses que la vida tiene preparados para ti.

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed