Vamos a ser novios

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
6474 visitas

Marcar como relato favorito

Para algunos padres súper protectores lo único que les interesa y piden es que sus hijas tengan novios para entregarlas sin importar a quien.

Marta no era muy alta, 1,65 más o menos, tez y cuerpo blanco como la nieve, ojos negros como su cabello con un lindo cuerpito, llegue al negocio estaba sola y comenzamos a hablar, no dejaba de mirar nerviosa por si llegaba su padre que la hostigaba y era súper cuida. Al darme cuenta de la situación, solo le dije que para no hacerla pasar por un mal momento me avisara cuando tenía que irme, eso a ella le agrado mucho y la tranquilizo, cuando esa primera vez me tuve que ir le robe nos besamos en la mejilla como algo natural.

Estas visitas a la siesta se repitieron bastante, me comento que su papa impedía todo acercamiento de algún chico si este no quería formalizar la situación, en una de esas mini compras al retirarme la bese en la boca, solo se sonrojo, cambiamos celulares para hablar y ella me avisaba cuando podía ir al negocio para visitarla.

El negocio estaba al lado de un pasillo que contaba con cuatro casas, dos deshabitadas, en otra vivía una abuelita y yo en la otra, separando estas del fondo de su negocio un terreno baldío con matas y árboles.

Un domingo de futbol, a la media tarde, después de tantos chichoneos la invité estar a solas en ese baldío, gracias que su papa es futbolero, porque me dijo que sí. Era un día oscuro, cuando llego la tomé de sus manos y escondiéndonos un poco, comenzamos a besarnos, rozarnos, abrazarnos y sintió mi pene en su vientre. No sabía besar, pero mi lengua sacaba suspiros de placer.

Yo, no estés nerviosa, nadie viene, no nos ven, te gusta, aparte  – tu papa se fue –

Mar, si me encanta, nunca había besado así, aparteeee,  un poquito nerviosa.

Yo, aparte qué? Porque tan nerviosa, todo lo que me digas me interesa.

Mar, mi papa quiere que tenga novio porque soy virgen a pesar de mi edad.

En ese momento empuje con fuerza flexionando mis rodillas, para que mi pene entrara erecto entra las suyas y que lo sintiera en toda su extensión.

Continuará…


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed