Madrugadas de invierno

Por
Enviado el , clasificado en Poesía
60 visitas

Marcar como relato favorito

Corría el viento glacial por su desnuda piel 

Sentía como si le estiraran todo su ser 

Todo se posa encima y dentro de ella 

Sin su consentimiento y sin destreza. 

 

Mas espera ella que termine el tonto 

Y tranquila se quedará al pronto 

Porque hacerlo con frio y en el orto 

Solo da insomnio y mucho enojo. 

 

Y cómo prevenir ella, ese ultraje 

Si desprotegida está, en la calle 

Si no puede gritar, ni llamar a nadie 

Silencio, muda, como si nada pasase. 

 

Pero lista y poderosa también es 

Y con orgullo lucha y devuelve 

Todo lo que de los demás recibe 

Para que sepan que ella fuerte vive. 

 

 

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed