Guerra en las Galaxias. Sol y Luna (1-1)

Por
Enviado el , clasificado en Ciencia ficción
248 visitas

Marcar como relato favorito

                                   Después de la tempestad, llega la calma (2 parte)

 

Joshua cada vez se encontraba mas unido a la tierra madre y al universo. La cabaña que Gaia le regalo hacia un año atrás, la sentía como suya, sentía que siempre había vivido allí, aunque realmente solo llevaba unos meses conviviendo con el bosque y relacionándose con los pueblos de los alrededores.  Se sentía completamente feliz y realizado con todo a su alrededor. Cada vez notaba que tanto era parte del cielo como de la tierra. Desde que vio como se formo la tierra, como tuvieron que trabajar las energías, los átomos e ir bajando de vibración al planeta, para llegar a proporcionar un lugar donde fuera único en su especie. 

Sobre todo, lo que más le impacto, como trabajaron otros seres del Universo  en este planeta, para poder ser un día habitable, para poder crear al hombre, para poder darle al Alma una formación, para poder llegar a ser, en un futuro creadores de nuestra propia creación. Eso lo dejo anonadado, preguntándose;

--¿Cómo sin conocernos, sin saber nada de nosotros, se unieron poniéndose al servicio del futuro de la humanidad?

--¿Cómo siendo ellos evolucionados y de otros planetas, decidieron ayudarnos un día para nuestra evolución?

--¿Como fueron capaces de darnos algo, sin conocernos, incluso algunos llegar a morir por nosotros?

Eso es amor incondicional, pensó Joshua, Eso es amor y no lo que el ser humano siente en estos tiempos, eso es la esencia de la rueda de la vida. Y volvió a pensar;

--Ojala todos, algún día o por lo menos la mayoría de nosotros pensemos así o lo sintamos. Eso sería un gran logro de la humanidad.

Fueron 4 razas antes que nosotros, quien preparo la tierra a lo que hoy conocemos. Recién creada, no hubiésemos podido vivir en el planeta, en la máxima densidad, como Nebadon tenía pensado. Para eso tuvieron que venir, otros seres, para prepararla, para que la humanidad, pudiera sobrevivir.

--La primera fue, la raza polar.

--La segunda fue, la raza Hiperbórea.

--La tercera fue, la Lemunia

--La cuarta fue, la Atlántida.

--La quinta, somos nosotros, la raza Aria.

La tierra al crearse, tuvo que ser dimensión 9D. Estas razas ayudo a la tierra a ir bajando de dimensión y preparar el proyecto para que el ser humano pudiera vivir. Crear nuestro A.D.N con toda la información, separar nuestros óvulos cerebrales y meter el tercer ojo. También llamado la glándula pineal.

Se coloco un núcleo en el centro de la tierra. Se inserto los minerales,  también llamados cristales  y por supuesto; hierro. Donde se puede encontrar en el agua que sale de la misma tierra y por supuesto en el organismo humano. Se termino de preparar el domú atmosférico con redes para poder sobrevivir el hombre en su superficie.  

Donde se pudiera vivir, varias razas juntas, traídas del universo. Donde se compartiera una zona de hábitat tanto para la oscuridad, como para luz. Joshua se sentía agradecido por enseñarle tanta bondad, tanto amor de alguien que un día decidió crear un ser con una porción de su propia vida


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed