Jugando

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
3200 visitas

Marcar como relato favorito

Escucho en el fondo como suena la música, la luz tenue da un grato ambiente, el olor del incienso que recorre la casa es agradable, la suavidad de las sábanas da gusto al tacto, la temperatura del ambiente es agradable, mis sentidos están a flor de piel…

Tendida sobre la cama, con los ojos cerrados, dejo que mis sentidos exploren las sensaciones del ambiente, puedo sentir como la gema de mis dedos recorre mi cara, bajando suavemente por mi cuello, siento como recorren mis brazos, hasta juntarse, para volver a mi cuello, suavemente llegan a mis senos, masajeándolos, para volver a mi boca a humedecerse, para acariciar mis pezones, un suave apretón los deja duros, puedo sentir como mi cuerpo vibra, se estremece y se excita al tacto, sigo jugando con ellos, para bajar acariciando mi abdomen, por mis costillas se dejan sentir el paso lento de mis uñas, provocando un temblor, hasta llegar a mis muslos, mis manos recorren cada centímetro de ellos, para reposar fuertemente una mano en mis nalgas, que se sienten el ardor de su marca, mis manos acarician mi monte, sin bajar por mi ropa interior, el leve roce de mis manos pasando por mi entre pierna, hace que poco a poco me valla mojando, mi mano siente la humedad de mi ropa, y comienza a subir y bajar por ella, hasta que mi cuerpo no puede más, quedo completamente desnuda tendida sobre la cama, mi mano juega a aprisionar mi seno, y la otra recorre mi vulva, jugando en su entrada, puedo sentir como recorre cada espacio, acariciando mi clítoris, mi cuerpo se estremece al movimiento de mis dedos en su interior, puedo sentir como mis fluidos bajan hacia la cama, cambio suavemente mi mano por aquel juguete, tan duro y grande como me gusta, mis gemidos se sienten mientras se va abriendo paso entre mis paredes acomodándose a él, comienza a entrar y salir, vibrando a su paso, mis caderas se mueven solas, para disfrutarlo, queda allí parado tan firme como siempre, lentamente me voy sentando en él, hasta no dejar nada fuera de mí, se siente tan rico completamente dentro, que puedo sentir como choca en mi interior con cada movimiento, entra y sale, adelante y atrás, mis gemidos y respiración agitada se mezclan con la música de fondo, puedo sentir como mi cuerpo ya no puede más del placer, por un momento mi mente en blanco, y mis fluidos bajando, sigo cabalgándolo, hasta no dar más, caigo rendida en mi cama, con él vibrando aun dentro de mí, puedo sentir como mi interior se mueve aprisionándolo, mi cuerpo de costado, mi mano lo toma, y lo comienza a mover, entra y sale, mi cuerpo boca abajo, puedo sentirlo moviéndose dentro, cuando mojo la cama agotada, lo dejo dentro, pero ya no se mueve, solo quiero sentirlo duro aun dentro de mí…


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed