Castro 4 ( el cuerpo 1-1)

Por
Enviado el , clasificado en Intriga / suspense
139 visitas

Marcar como relato favorito

 

Anaïs se sentía contenta, feliz de haber resuelto, otro complicado caso.  Sobre todo, el saber que su hermana, siempre se encontraba cerca  de ella. Este viaje a México fue muy intenso para ella, pues sentía que su hermana le había dado un gran regalo, algo donde dejaría de sentirse culpable. Ella desde su asesinato, siempre pensó que si no se hubiera ido a Washington, si no se hubiera peleado con su padre, a lo mejor su hermana, no se hubiera presentado a aquella entrevista de trabajo y su carrera de modelo, se hubiera enfocado mas, en España…. En esta ocasión, pudo sentir Anaïs que era su destino, que estando cerca o no, todo hubiera ocurrido igual,  el final no se hubiera cambiado en nada.

Estando andando por dentro del Aeropuerto de  Madrid, regresando de una misión complicada, pero muy intensa y con un final bastante satisfactorio. Tanto en trabajo, como en lo  personal. Lleno de sentimientos y una gran felicidad. Por primera vez desde aquel suceso, que marco a toda su familia, se encontraba en paz con ella misma, cuando se escucho un criterio entre una multitud. Las personas haciendo corrillos y los guardias civiles rodeando con una cinta, separando un espacio dentro de la zona, de donde se recogen las maletas. Notando aquel escandaloso murmullo, donde varias personas salían corriendo diciendo en voz alta;

--¡Una bomba! , ¡Una bomba!

Decidió acercarse y verificar que era lo que estaba ocurriendo. Metió una mano en su bolso, saco una cartera y acercándose a un guardia le dijo.

--¿Quien está al mando?, por favor llámenlo. En el mismo momento en que enseñaba sus credenciales de directora del departamento de Justicia.

El guardia civil le acompaño a su superior, quien la puso al corriente. Estando dirigiéndose a la cinta, donde salía el equipaje de las llegadas, se encontraba funcionando con solo una caja enorme. Cuando empezó a sonar el tlf, lo cogió, miro quien era y al cogerlo, vio una foto de un joven y el nombre de su amigo colombiano de la mafia. Quien le había ayudado en el último caso.

 Estando cogiendo la llamada en el mismo momento de ver el cadáver, dentro de la caja. Dentro se encontraba un cuerpo de un joven, no más de 15 años, sin los miembros inferiores (las piernas), sin sus brazos y el tronco se encontraba hueco, faltándole todos los órganos  a cambio su interior, estaba lleno de cocaína.  Estando viendo el cuerpo, su amigo le comentaba que su hijo había desaparecido, a la salida del instituto. Cuando de pronto escucho unos porrazos, unos disparos y alguien que decía, al otro lado del mundo, del tlf:

--Todo el mundo al suelo, con las manos en la espalda.

Enseguida supo que su amigo necesitaba ayuda. Algo estaba pasando. Le daba miedo pensar, pero todo estaba claro, estaba a punto de convertirse las calles de Colombia en una matanza, en una guerra, entre clanes. Cuando la llamada se corto y al volver a marcar daba fuera de cobertura o apagado.

Anaïs llamo a Colombia, al jefe de policía de Medellín Presentándose como comisario de policía de Madrid (del cuerpo de los Nacionales). Poniéndole al corriente de todo lo ocurrido. Hasta lo que podían por teléfono. Al colgar, fue al ministerio del interior y solicito permiso para ir a Colombia y poder ayudar a su amigo, como había hecho el con ella. Sabía que no tenía mucho tiempo, pues tanto en la comisaria como en el cargo de Directora general en el ministerio, tenía trabajo atrasado, aunque confiaba plenamente en sus subordinados más directos.

Como de esperar al llamar al departamento de policía de Madrid, su subordinado Pepe y amigo que siempre lo acompañaba en todas las misiones, solicito acompañarla, aceptando Anaïs inmediatamente, Reuniéndose los dos en Colombia (Medellín).

Al presentarse en el departamento de policía de Melellín con Pepe, decidió no dar sus credenciales de Director General en el departamento de Justicia, guardándosela como una carta, junto con su apodo de Castro. Ya que este caso lo cogía, más bien como amiga y como un gran favor.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed