Castro 4 ( el cuerpo 1-2)

Por
Enviado el , clasificado en Intriga / suspense
152 visitas

Marcar como relato favorito

Cuando se acerco y ponerla al día el policía, pidió ver a su amigo. Al entrar, mientras caminaba a verlo, pensaba como le diría que su hijo, parte de su cuerpo había aparecido en una caja en el aeropuerto de Madrid. Cuando lo tuvo delante, su amigo llamado Juan le dio su versión de lo ocurrido;

--Es verdad y tu sabes que soy la cabeza de esta familia, pero ¿como tú crees que voy a guardad la droga y una gran cantidad de dinero en mi casa, junto con los detalles del asesinato de estas personas que mencionan? Sabes que mi casa nunca hay nada, siempre la mantengo fuera de todo esto. A parte mi cran no ha matado a estas personas que nombran, entre ellas varias policías. Castro, sabias como era mi padre. El no funcionaba así, no era tan descuidado. (Acacho la cabeza y dijo) empezara una guerra, mi gente ya están buscando a los que realizaron las muertes que nombran y por supuesto créeme, (mirándolo a los ojos) esto no acabara en un juicio, te lo puedo  asegurar. Quien me a echo esta jugada, a cambio mataremos a toda su familia.

--Juan ¿sabes lo que me estás diciendo? Me estas anunciando más muertes.  Recuerda que soy policía.

--Si se lo que digo. Si se quién eres. Pero tú aparte de todo eso, no eres de este país, no estás contratada para averiguar nada por el lado contrario y lo más importante. Eres mi gran amiga, mi hermana. Me gustaría que me ayudaras como Castro a averiguar quién está detrás. Yo como tú, no deseo sangre en las calles de mi ciudad.

--Tengo que contarte algo. Necesito que estés muy tranquilo, por favor, prométeme que no perderás la cabeza.

Mientras Juan escuchaba atentamente, sus ojos empezaron a llenarse de lágrimas, su cara a desencajarse y su facciones, era de terror y trasmitía un odio y una rabia que te traspasaba todo el cuerpo. Cuando Anaïs acabo de contarle la muerte de su hijo mayor, Juan la miro y dijo;

--Ahora estoy más decidido que nunca, me gustaría que tú y Edgar os encargáis de mi caso. Sé que estando los dos juntos, no habrá ningún resquicio sin investigar. Por favor llámalo y dile que lo necesito. Esto es más profundo que una guerra de clanes. Aquí creo que es interno. Puede que me equivoque, pero la forma de actuar o es de otra ciudad o es para que todas las familias terminemos matándonos. Por favor averigua la verdad, solo confió en vosotros. Esconde a mi hija, vez y búscala y quítala de los ojos de todo esto, no dejes que nadie la encuentre.

Anaïs salió de la comisaria, seguidamente llamo a J.Edgar, poniéndole al corriente de todo, aunque no estaba segura de que pudiera juntarse con ella, pues sabía que se encontraba en un momento bastante crítico en su departamento y siendo el Director General, lo tendría bastante complicado, el abandonar todo y viajar. Pero su amigo  que escuchaba muy atentamente, al terminar le dijo;

--Déjame dejarlo todo arreglado en mi departamento y lo más tardas en 2 días, estoy ahí. Contar conmigo.

Anaïs y Pepe se quedaron en un apartamento que tenia Juan en medio de Medellín y que nadie sabía que le pertenecía, pues lo tenía para ir con su amante. Lo primero que hizo fue a investigar donde se encontraba la niña de tan solo 5 años edad. Cuando se dirigió a la persona de confianza de su amigo, descubrió que estaba muerto con un disparo entre los ojos y la niña no se encontraba por ningún lado. Decidió por el momento mantener silencio, hasta que apareciera Edgar y decidir los pasos a dar.

Por el momento empezaron a preguntar por las personas a su servicio, en los domicilios familiares. Seguidamente a su servicio de guardaespaldas de la familia y por último a sus secuaces de la banda.

Cuando llego Edgar, Anaïs lo puso al corriente, confesándole que sentía que  el culpable podía ser, un familiar o alguien muy cercano a la familia. Le explico que los oídos le retumbaban al nombrar un nombre. Y que cuando ocurría, siempre terminaba dándole mal espina. Pero le dijo que lo curioso de todo, todas las pistas terminaban en el hijo de otra banda de mafia. Lo curioso de las pistas, es que parecían que las habían preparado, de forma que cada paso, fuera una pista señalando al joven, al oponente y rival de la familia de Juan. El cual ya había causado bastantes enfrentamientos entre los carteles de la droga. También le dijo que la  pequeña de la familia, había desaparecido, sin dejar rastro.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed