EL ARBOL DE LA VIDA

Por
Enviado el , clasificado en Poesía
171 visitas

Marcar como relato favorito

  Es una pequeña semilla, creciendo del útero de la madre tierra

Crece del sustento de las nubes, de los rayos del sol y de uno mismo

Tan solo vive  en la intemperie, su techo son las hojas, su refugió las ramas

Su casa el tronco, cálido y sumiso, a la espera del nacimiento de  un nuevo ser.

 

Quieto se queda, observando cada miembro de familia, en la estirpe se nace y se muere

Yo soy tu, yo soy el y todos los recuerdos, pasados, presentes y futuros  por haber

Yo soy el viento que te refresca, yo soy el agua que te hidrata, yo soy el alma,

Y el espíritu que le da conciencia a  tu ser, desnudo a la vista de cualquier ojo

 

Sin andar, ni correr, escuchando al viento, soplar tan fuerte,

Deslizando sus hojas caer entre sus ramas, frotando en el aire

Sin pararse haber el desnudo, dejando los pensamientos afuera,

 

Mas  las nubes pasean, descargando por donde pasan

Sin importar donde lo hacen, ni lugar, ni espacio las frena

Sin hojas que lo reguarde de salir empapado

El árbol de la vida, solo le queda salir mojado

 

Acompañando a sus raíces, viviendo el proceso

A lo lejos ve el nacimiento de unos, el olvido de otros

Yo soy la esencia del viento, las gotas de la lluvia

Yo soy aquel que te sujeta, al amarre de tus ancestros

 

                 Fin

 

 

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed