LA CELESTINA EN EL VACÍO

Por
Enviado el , clasificado en Reflexiones
132 visitas

Marcar como relato favorito

Como todos sabemos nuestro lenguaje que está adaptado a la vida cotidiana de un modo práctico para poder andar por el mundo, sirve para definir los cuerpos sólidos los cuales se oponen a la nada.. Por ejemplo una mesa en una habitación quiebra  el vacío que poco antes había en la misma. Así pues que la nada y el algo son dos caras de la misma moneda en un espacio determinado.

Y a nosotros desde nuestra más tierna infancia la tradición religiosa no ha cesado de repetirnos que de la nada se creó el mundo, como si la supuesta divinidad fuera un hábil prestigitador que sacara de su vacía chistera a un conejo. Pero como es natural esto nos suena a fábula puesto que es evidente que desde nuestro punto de vista, de la nada no se puede sacar un algo, porque esta palabra denota una esterilidad conceptual en un ámbito dado; pues no hay efecto sin causa.

Sin embargo más allá de nuestro limitado entorno; de lo que se toca y se ve a simple vista como es por ejemplo en el cosmos, el vacío allí no tiene el mismo significado que le damos nosotros en nuestra tercera dimensión (largo, ancho y grueso) ya que la materia de este universo empezó siendo tan pequeña como la cabeza de una aguja y ni tan siquiera existía el tiempo y el espacio.

Así pues se ha podido constatar que este vacío cósmico inicial era en realidad un conglomerado de partículas subatómicas; fantasmales carentes de masa, de consistencia las cuales se interrelacionaban desordenadamente las unas con las otras. 

Mas he aquí que  un buen día a un científico inglés llamado Peter Higgs, recientemente fallecido, mientras estudiaba el comportamiento alocado de estas partículas se le ocurrió preguntar: ¿Cómo podía ser que de estas partículas tan microscópicas como inconsistentes pudiera surgir un átomo de hidrógeno y otro de helio que dieron lugar a lo que somos nosotros ahora? Para poder avanzar en una disciplina determinada que repercute en nuestro crecimiento personal, tenemos que aprender a preguntar y a olvidarnos de cualquier dogmatismo sea político o de cualquier otro tipo que nos precipita a la ignorancia más vergonzosa que podamos imaginar.

Imaginemos que vamos a la playa - una microplaya para ser exactos que en términos científicos se llama campo- y vemos una especie de mar; pero en lugar de ser de agua es de estas partículas subatómicas, cuyas olas se entrecruzan de un modo aleatorio las unas con las otras, pero que debido a un extraño fenómeno de la Naturaleza algunas de estas partículas transfieren a sus compañeras una masa, una consistencia que hasta entonces no tenían. Por tanto el investigador se  percató que era muy posible que hubiese una singular y misteriosa partícula que hiciese de "Celestina" ; o de enlace como en un rompecabezas para unir a ciertas partículas de luz y conferirles dicha masa consistente.

La CELESTINA es una obra literaria de fama mundial que se escribió en pleno reinado de los Reyes Católicos y se publicó en el año 1632. En ella se narra la loca pasión de Melibea, que es la hija de un rico mercader hacia el joven Calixro y rompe con todas las barreras convencionales de la época para tomar los servicios de un vieja casamentera o alcahueta para que la ayude a unirse con su amor.

Se llama asimismo "celestina" a una persona que facilite de manera encubierta contactos de algunos sujetos con otros para llevar a cabo sean proyectos politicos o de otro tipo. Por tanto la figura de entidades mediadoras, que hacen de enlaces en una sociedad es algo que está en la estructurade de la misma Naturaleza cósmica como es en el caso de las partículas subatómicas.

"¡Nooo, esto no puede ser! La existencia de una misteriosa partícula que haga de enlace con otras es una quimera, un sueño!"  - exclamaban algunos esceptícos colegas del famoso científico.

La búsqueda de esta escurridiza "celestina" subatómica era tan difícil de encontrar, que se la llamó "La Partícula de Dios". Claro está que nose la llamó así porque en un rincón del firmamanto hubiese un Hacedor con barba y zapatillas que jugase al escondite con los científicos, sino que era debido al misterio que comportaba su localización. De manera que Peter Higgs estuvo años y años acudiendo al famoso laboratorio el CERN, que está ubicado en Ginebra (Suiza) donde hay unos enormes aparatos llamados Aceleradores  de Partículas y al fin consiguieron hallar esta "celestina" subatómica que ha  constituido uno de los pilares más importantes de nuestra forma de estar en el mundo; aunque no es ni mucho menos la última palabra del "porqué estamos aquí y somos como somos.

De manera que hay un "algo"  potencial que roza la Metafisica, (una realidad más allá de lo físico) la cual se enmarca en diferentes culturas míticas del que todos formamos parte pero  que a causa de nuestro estado de ánimo actual cínico, decadente y escéptico se le llama con frivolidad vacío, nada;.No obstante como se puede ver esta hueca definición es más aparente y falsa que real.

                                                                          FRANCESC MIRALLES

 

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed