Las apariencias engañan (21ª Parte)

Por
Enviado el , clasificado en Amor / Románticos
1340 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Libros de ficción - Consulta las novelas y libros de ficción más populares de Amazon

Javier se levantó de un salto del asiento de la sala de espera bajo la atenta mirada de Carmen.

Miles de preguntas le vinieron a la cabeza, imágenes terroríficas de lo que David podría haberle hecho a Lucía se le agolparon el la cabeza, la rabia le invadió todo el cuerpo desencajándole el gesto.

-       ¿todo bien? - preguntó carmen extrañada.

-       Nada está bien, Carmen. – dijo Javier muy alterado, moviéndose de un lado para otro como un león enjaulado.

-       ¿Qué pasa, Javi?

-       Carmen, me tengo que ir, volveré enseguida que pueda – Contestó Javier saliendo de la sala de espera y dejando a Carmen con la palabra en la boca.

 

Ya en la puerta del hospital, Javier llamó a Carlos:

-       ¿Ha pasado algo?- Contestó al teléfono Carlos, asustado al ver la llamada de Javier

-       Tienes que venir a por mí, mi moto se quedó en el Monte de los Suspiros y tenemos que hacer una visita a David, si voy yo solo lo mataré. – contestó Javier nervioso.

-       ¿te has enterado de algo más? – preguntó Carlos también alterado.

-       Ven cuanto antes y te cuento.

 

Carlos tardó muy poco en llegar al hospital, recogió a su amigo y se dirigieron a casa de David.

-       ¿de que te has enterado? – preguntó Carlos enseguida.

-       El mismo David me ha mandado un mensaje esta mañana, léelo y opina por ti mismo. – contestó Javier acercando el móvil a Carlos para que pudiera leer el mensaje. Carlos lo leyó atentamente.

-       ¿qué quiere decir?- preguntó Carlos - ¿crees que se acostaron? 

-       No creo que eso pasara, no les dio tiempo a tanto, pero algo le hizo, de eso estoy seguro y es lo que vamos a averiguar.

-       Si, tienes razón.

 

Llegaron en poco tiempo a la casa de David, llamaron insistentemente pero nadie contestó, cuando ya se disponían a marcharse David llegaba por la acera de enfrente.

 

-       ¿Qué pasa tíos? – dijo David dirigiéndose a los dos sin acercarse demasiado, la valentía no era algo que lo caracterizase.

-       ¿Qué pasa? ¿de verdad me estás preguntando eso? – contestó Javier acercándose a el y cada vez mas cabreado.

-       Javi, vamos a intentar hablar tranquilamente – dijo Carlos intentando tranquilizar a Javier.

-       ¿Qué le hiciste?- Preguntó Javier mirando directamente a David en tono amenazante sin hacer ningún caso a Carlos.

-       Yo no le hice nada, hicimos los dos y no creo que te tenga que dar ninguna explicación, ella es mayorcita para decidir lo que hace y con quien se acuesta.

 

Después de escuchar aquello, Javier se abalanzó sobre David, pero Carlos que veía que su amigo sería incapaz de contenerse se interpuso y lo separó.

-       Javi, así no arreglaremos nada. – Le gritó Carlos – Piensa con la cabeza, joder.

-       Eso, para a este gallito, ¿qué se ha pensado, que es el dueño de tu hermana o qué? – dijo David inquieto, no sabía que sabían.

-       Mira David, lo paro porque no quiero que el tenga problemas, no por ti, te lo aseguro y ahora me explicas a mi que le hiciste a mi hermana.

-       Carlos, no se que te ha contado ella, pero te aseguro que yo no le hice nada, simplemente lo pasamos bien juntos.

-       ¿lo pasasteis bien? Y ¿a que hora la acompañaste a casa? Si se puede saber – preguntó Carlos cada vez más enfadado.

-       No recuerdo la hora, pero no era demasiado tarde – intentó disimular.

-       Mientes mas que hablas, cabrón – Dijo Javier abalanzándose otra vez sobre el y propinándole un puñetazo en la barbilla mientras que Carlos intentaba separarlos otra vez y David se defendía como podía.

Carlos, intentando mantener la cabeza fría y no hacer ninguna locura consiguió separarlos otra vez y meter a su amigo en el coche, sabía que aquello lo único que podía era traerles mas problemas, pero antes de marcharse le dijo a David acercándose todo lo que pudo y susurrándole. 

-       Escúchame hijo de puta, he parado a Javi porque si lo dejo te mata y eso solo le perjudicaría a el. Se que ayer abusaste de alguna manera de mi hermana y le hiciste daño, está ingresada con un ataque al corazón en estado grave, está viva gracias a Javi que la encontró huyendo despavorida del monte De los Suspiros, donde tú la había llevado, así que deja de mentir de una puta vez y espera noticias nuestras, porque las vas a tener y te aseguro que fuera lo que fuera lo que ayer le hiciste lo vas a pagar.

Carlos se metió en el coche y se marchó junto a Javi, dejando a David paralizado, nunca pensó que sus actos pudieran tener esas consecuencias.

 

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.