¿Que es el ciclismo?

Por Tarrega Silos
Enviado el 01/12/2012, clasificado en Infantiles / Juveniles
773 visitas

Marcar como favorito

Mis dos pequeñas vecinas y su Mamá, un día me preguntaron, porqué huia de madrugada, y regresaba atenuado por las tardes. - Por el ciclismo, repondí. - Y ¿Qué es el ciclismo?, entonces no pude decirles todo lo que pensé, porque me quedé dormido. Pero ahora lo compartiré con ustedes:

El ciclismo no es solo una bicicleta y tú. Es regresar a cuando eras niña y viajabas en tu alfombra mágica. Es olvidarte de todo y convertirte en movimiento, es preguntante: ¿Cómo se puede ser tan veloz?
Es sentir tu cuerpo extenderse elástico hasta tus piernas poderosas, cabalgando una maquina elegante y simple, que te invita a nunca reposar.
Es el solo impulso de tus músculos lanzándote decenas de kilómetros, suma increíble del poder y la humildad de un simple giro de pedal.
Es sentir tus pulmones incansables y tu corazón latiendo fuerte como nunca antes, es tomar agua simple con un sabor glorioso.
Es el viento en tu rostro y tú moviéndote a una velocidad prohibida para los hombres, rebasando todas las posibilidades del cuerpo simple, es tu estómago negando la gravedad en curvas y saltos.
Es la libertad total del paisaje cambiando incesante y sigiloso como en una película de cine mudo, es voltear al medio día y ver lejanas casi borrosas la montañas que dejaste por la mañana.
Es quedar sin fuerzas, tendida en calma total con una indescriptible satisfacción al final de una ruta que solo maratonistas y montañistas conocen.
Es la lluvia corriendo en toda tu piel y tu impune, refrescándote con una ley que desconoces. Es sentir el calor más intenso pero no el cansancio.
Es competir contra ti misma, conocer tu fuerza y resistencia desatadas. Es sorprenderte de contener la energía para llegar muy, muy lejos y aún regresar a casa.
Es relatar las sorpresas del camino que te gradúan como viajera.
Es conocer la tierra como lo hacían antaño los hombre de a caballo, pero aún más divertido, es despreciar al demonio de la gasolina y su decadente fiesta de ruido y humo.
Es hacer pedazos las grasas y reírte cuanto te preguntan tantas veces como haces para estar tan delgada aún sin dieta.
En una bicicleta alcanzas el horizonte borrando tus limitaciones. ¿Hasta dónde puedes llegar cuando el calor, la lluvia, el frío o la oscuridad no pueden detenerte, cuando ni siquiera hace falta un camino para seguir?
¿Estás triste o enojada?, súbete a la bici, deja de tocar el suelo y vuela en la melodía tántrica de tu respiración que te apartará de las tribulaciones.
Sube a la bicicleta y reza por más tiempo. Sube y no bajes nunca más.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Cristina Callao