El Cuadro.

Por Carolina Martínez
Enviado el 02/08/2013, clasificado en Fantasía
585 visitas

Marcar como favorito

Siempre pensé que las palabras dichas, sea en susurro cercano, o bien declamadas como puñales desafiantes a los cielos, quedan inmortalizadas en algún lugar recóndito. En una ocasión descubrí que las palabras también significan y éste significar define todos los mundos.

Esa mañana, una palabra apareció camuflada entre las flores de aquel cuadro recién adquirido en el Anticuario del Paseo de Santa Catalina: “Luz”. Dudé, cerré y abrí los ojos varias veces. Me levanté y pasé las yemas de los dedos por ella, ahí seguía, grabada en el óleo, entre la Caléndula y la Magnolia. Al instante la composición se iluminó, chispas ardientes y pequeñas burbujas de lava recorrieron cada una de las flores, despidiendo un ligero olor a azufre.

Siguió la palabra: “Amor”, que pervivió muchas lunas. Me gustaba entonces permanecer en la cama, a oscuras. Cerraba los ojos y sentía un aliento ajeno, que recorría mi cuerpo y se mezclaba con mi propio olor, en una danza vibrante y armoniosa.

Así fueron pasando los días y las semanas. Cada despertar supuso para mí en aquella época la vuelta a mi espíritu de la expectación y de un sentimiento, años dormido, de excitación desbocada, en definitiva, un viaje vertiginoso a la materialización de las palabras.

La última, que acaba de aparecer, es: “Tiempo”. Ahora reparo en el suelo, naturalmente, allí están bajo mis pies los pétalos secos de las flores de mi cuadro. En el lienzo, siete tallos desnudos y el hueco mudo de cientos de palabras. Tengo miedo.

 

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Cristina Callao