CAE LA TARDE... Y LUEGO LA NOCHE

Por babyloni
Enviado el 20/08/2013, clasificado en Adultos / eróticos
3039 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Cae la tarde... y el cielo muy rojo como mis labios. Yo desnuda y sentada en la ventana abierta al mundo... es un bello atardecer... y yo me empino la cerveza de don Adal... que escribe en su laptop... un reporte a Guadalajara... y se rasca la cana y rizada testa. Yo miro los techos de teja y concreto y laminado de zinc grisáceo, y más allá la cúpula de la iglesia, con su alto campanario y su cruz negra... En la pared amarilla, aquí adentro, un cuadro de jiafas en su sabana, y ese redondo reloj marcando las 6:46. Don Adal escribe y yo voy hacia él, mi dedo en su espaldota prieta dibuja un corazón en derredor de su tatuaje del rostro agónico de Cristo coronado de espinas... y mi jefe voltea, por sobre el hombro en que quedó marcada mi mordida cuando nos veníamos juntos entre las rayadas sábanas húmedas y revueltas... Me sonríe con sus chuecos dientes y su mano busca mi vulvita.

Yo beso su cuello gordo y le pido que me haga el amor de nuevo... y teclea por última vez.

Me coge y suspiro en su boca... nuestras lenguas se tocan... mi pichita se devora su pinga tan tiesa y caliente. Mis brazos rodeando su cuello y su crucifijo de plata le cuelga...me posee con esmero, y apoyando sus manos al colchón se yergue y me guindo de él...lo atenazo con mis piernas...

Llega la noche y yo voy abriendo la puerta de mi casa. Mi abuelita me mira, bordando en su sillón frente al televisor. Cenamos y pregunta por mi día y cómo me trata mi nuevo jefe. Le digo que bien. Y se tranquiliza. Voy a dormir, y ya mañana será otro día... Yo de camisón y mi abuela toca a mi puerta... su voz dice que Delfino me habla por teléfono. Delfino es mi novio... se fue a Estados Unidos para ganar dólares, y un día volver y sacarme de blanco en la iglesia del pueblo, la misma en que mi abuela y mi madre se casaron virginales... y yo la perdí hace tiempo en mitad de la huerta de los Montero, con el mariguano hijo de doña Inés... Cuelgo al fín, con un te amo... y voyme a dormir cansada de tantos orgasmos... Delfino soñará conmigo, con mis besos, con mi faz de angelito... y yo soñaré con mi jefe... y su lengua en mi vagina...


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com