EL SUEÑO

Por
Enviado el , clasificado en Cuentos
888 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
Libros de narrativa y ficción - Consulta las novelas y libros de narrativa (novelas) más populares de Amazon

Un movimiento brusco del autobús hizo que me despertara sobresaltado ;
llovia a cantaros; el agua corria por la ventanilla y casi no me dejaba ver el paisaje para tener alguna idea
a que altura de la ruta estábamos ;Conozco el camino muy bien ,cada paraje ,cada montaña ,hasta cada grupo de árboles ;
desde pequeño he recorrido este camino que conduce a un pequeño pueblito entre dos ciudades .
donde las montañas comienzan a pasar de ser suaves colinas amarillentas ,a ir tomando mayor altura y con formas un tanto mas
escarpadas y a medida que avanzan hacia el oeste van creciendo y se van fundiendo lentamente con la imponente cordillera
allí en el interior de un bosque de álamos, carolinos y arabias está EL SOSNEADO;un caserío de no más de treinta edificaciones rústicas
separadas por pequeños baldíos o corrales de cabras ; sobre la ruta están el puesto policial ,la escuelita y la sala de primeros
auxilios y hacia el norte subiendo por una calle de tierra un almacén de ramos generales ,donde se pueden comprar alimentos ,forraje para los animales, tomarte una ginebra mientras juegas al billar y en las noches sentarte en la puerta para ver pasar a las pocas mujercitas
"en edad de merecer" (como dicen las viejas) .
siguiendo hacia arriba con algo de esfuerzo la calle describe una curva y una hilera de grandes árboles la divide en dos carriles;
donde terminan los árboles está la casa de mis tíos donde iba de pequeño ,allí me olvidaba del mundo difícil donde vivía
una familia destruida por el alcohol ; noches sin dormir, mujeres golpeadas ,miedo, hambre ; allá nunca se miraba el cielo ,tal vez en ese tiempo
no había cielo .
pero en el sosneado si que había cielo ,a las siete de la tarde se apagaba el generador eléctrico y solo las velas alumbraban las casas
afuera las estrellas parecían estar tan cerca y eran tantas que podías saltar y tocar algunas , si que lo intentaba ,si que había cielo .
caminar hasta el almacén con un farol en la mano hera mágico ,sentir el ruido del agua de los arroyos cercanos , las ranas ,los grillos ;todo
hera como un cuento ,como haber retrocedido en el tiempo.

Ahí están las arabias a la orilla de la ruta y el destacamento policial ; el autobús se ha detenido ,me acomodo la campera y respiro profundo
preparándome para enfrentar el camino bajo la lluvia; comienzo a caminar por la tierra mojada ,me invade el olor del campo ,
ya no me importa mojarme , enfrento la gran calle con una sonrisa ,me paro frente al almacén , vuelvo a inspirar y emprendo la última subida hacia la curva con un paso apurado ,quiero llegar.

Ha dejado de llover cuando encuentro los carolinos que dividen la calle, ya llego , cruzo el puente y una mujer robusta de
largas faldas y un gran delantal está sacando unos panes del horno de barro ,reconozco a mi tía mas allá, hay un chiquillo flaco que no sé quien es , me parece conocerlo pero aunque me esfuerzo no lo ubico,
me acerco abrazo a mi tía el chiquillo me mira y me habla con una voz aflautada ,
entonces me quedo parado como para entender .
quiero abrazarlo y desde la casa se escucha la voz de mi tia que dice _ JORGITO , A COMER -me doy vuelta para contestar
y el chiquillo contesta antes y sale corriendo hacia el interior .

Un movimiento brusco del autobús hizo que me despertara sobresaltado ,
quiero cerrar los ojos y quedarme en ese patio hasta que llegue la noche.

Ahí si que había cielo.

 

JORGE LOYOLA

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed