EL VIEJO SABIO 2

Por
Enviado el , clasificado en Fantasía
400 visitas

Recomendación:
EntrenaEn.casa - Videos para hacer ejercicio en casa. Entrenamiento funcional, fitness, yoga, pilates... ejercicios para hacer con niños y adultos mayores.

El Eermitaño acogió a la tembolorosa Elisa y la invitó a entrar en su cueva, en la que había una hoguera encendida, y la indujo a qure se acercara al fuego al tiempo que le ofrecía una manta para que se resguardase del frío.

Cuando ella se sintió más reconfortada le dijo a a aquel ente:

-Sé que eres el Viejo Sabio, que todo lo sabe. ¿Podrías decirme tu si aprobaré las Oposiciones que he hecho para tener el trabajo de auxiliar administrativa?

El Viejo Sabio que no siempre se digna responder, en aquella ocasión no vaciló en dar su parecer a la visitante.

- Eres una mujer constante y voluntariosa. Por tanto lograrás tu propósito. Pero debes de perfeccionar tu carácter.

Seguidamente Elisa se percató a través de la entrada de la cueva que el temporal había desaparecido, y en su lugar lucía un esplendoroso sol. Se desprendió de la manta, dio las gracias al Ermitaño por su respuesta, descendió la montaña, e hizo el camino de regreso por donde había venido. Y una vez que llegó hasta el edificio con la puerta que era el espejo por donde había salido, lo cruzó de nuevo y se halló en la blanca habitación."

Cuando la joven despertó lentamente de aquella ensoñación se apresuró a regresar a su habitación y durmió de un tirón ya que antes había aprendido a relajarse.

Al día siguiente a la hora del desayuno Elisa quiso contarle a su amigo Rafa aquella insólita experiencia.

- Bueno, bueno. Tienes que ser precavida y no echar las campanas al vuelo - le dijo éste en un tono escéptico-. Y no pretendo desanimarte. Pero también es posible que la respuesta positiva de este Viejo Sabio no deje de ser un fuerte deseo que tienes de conseguir este trabajo y nada más.

-¡Oye no seas tan malpensado, hombre! - le reprochó Elvira con su habitual mal talante, porque su amigo le echaba un cubo de agua fría a sus espernzas-. Piensa que yo soy muy nerviosa por lo que también tengo una sensibilidad a flor de piel, y a veces he tenido sueños premonitorios que se han cumplido. ¿Por qué ahora no tiene que ser así?

-No, si yo no digo que esta revelación que has tenido no sea verdad. Sólo te sugiero que vayas con cuidado.

-¡Vale, chico, vale!

Poco después la pareja salió tal  como tenían planeado a hacer la excursión a los alrededores del pueblo, y no se habló más del asunto.

Pero lo cierto fue que Elvira ganó las Oposiciones como le había revelado el Viejo Sabio, y se convirtió en una eficaz funcionaria del Estado.

Así que estimado lector o lectora: Prueba de hacer este mismo experimento del Viejo Sabio mediante un ejercicio de Rrealajación, acompañado de la imaginación llamado el Teatro Mental para consultar acerca de tus problemas, y a ver qué respuesta se os da.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.