Paisaje lunar

Por
Enviado el , clasificado en Drama
126 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Deviajeros.es - la página de referencia para planificar tus viajes y vacaciones

                Mi alma está tan gris y desolada como el paisaje que la luz del sol descubre ante mis fatigados ojos. Me siento cansado, triste y cansado de mi peregrinar sin rumbo. En la Luna todo parece pesar menos que en la Tierra donde nací, pero ahora siento como si llevara a cuestas la pesada losa de la desesperación.

                He perdido hace tiempo la noción del paso de las horas, mi reloj está averiado ¿Cuántos pasos me quedan por dar a través de este gélido infierno? ¿Cuánto aire me queda en mi escafandra de astronauta?

                Recuerdos, pensamientos, emociones se atropellan en mi mente, la cual se niega a rendirse y sigue moviendo mis hilos de absurda marioneta.

                No, no puedo dejar de caminar. Si me detengo…, si el sueño que mana de mi agotado cerebro se apodera de mi…No, si he de morir, que sea huyendo hacia adelante en este océano de polvo donde mis pasos vacilantes horadan la gris y fría virginidad de un suelo que nadie hasta ahora ha pisado jamás.

                A veces pienso que ya estoy muerto y que todo este viaje sin retorno no es sino el sueño que viven los difuntos por toda la eternidad. Súbitamente, un inesperado y doloroso recuerdo se abre paso a través de mi debilitada consciencia. Mi familia, ¿Qué estarán haciendo ahora? ¿Lloraran con ardientes lágrimas y sollozos mi pérdida? A estas alturas la noticia se habrá extendido por todo el planeta azul, ese miserable rincón del Universo donde habita la desdichada Humanidad en este año prodigioso de 1968.

                Todos. Los estudiantes en rebeldía del Mayo Francés. Los soldados que luchan por encontrar un sentido a la Guerra del Vietnam. Los hippies que danzan embriagados por el LSD al son de psicodélicos ritmos. Todos saben ya que América ha fracasado en la Conquista del Espacio, que el módulo lunar con los tres astronautas a bordo se ha estrellado en las montañas de la Luna, muy lejos del valle previsto para el alunizaje.

                Yo, el único superviviente, me rio demencialmente al recordar las palabras que tenía preparadas para la ocasión: “Un pequeño paso para el hombre…”


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... Recibe 15€ al alojarte con Booking.com
Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos Haz tu donativo a cortorelatos.com

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed