Gracias

Por
Enviado el , clasificado en Drama
109 visitas

Marcar como relato favorito

               

Una señora ucraniana, bastante guapa, por cierto, pedía limosna por fuera de la cafetería donde todas las mañanas solía tomarme mi primer café. Al salir, después de leer el periódico, la señora pedía una "ayudita". Me gustaban sus "buenos días" al entrar, y sus "gracias" al recibir la moneda. Yo tenía mis cincuenta céntimos en la mano. "Tome usted, señora". Y ella siempre respondía: "Gracias".
Hoy la señora no estaba en su sitio. Me extrañó. Tome mi café y leí mi periódico. Nadie me deseó los buenos días al entrar y salir de la cafetería. Y ya no tenía ningún valor la moneda de cincuenta céntimos.
Por la tarde, al regresar de la radio, me enteré en el barrio que la señora ucraniana había aparecido muerta en la habitación del hostal donde estaba hospedaba. Que había dejado una carta escrita y que la policía había bostezado.
Un amigo me dijo que se había ahorcado.
Que había dejado el suelo de la habitación repleto de monedas de cincuenta céntimos.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed