El chamarilero

Por
Enviado el , clasificado en Varios / otros
322 visitas

Marcar como relato favorito

      Fecha: los años 90 del siglo pasado. G. era un cuarentón alto, delgado, solitario, pícaro y descarado. Más que vivía, sobrevivía, pues su oficio era chamarilero.

      Su trabajo consistía en recorrer las calles de la ciudad, montado en una anticuada bicicleta de carga frontal, a la busca de objetos viejos, ya fuese comprándolos o rescatándolos de los contenedores de basura, para luego revenderlos; carecía de local propio, por lo que los guardaba en su domicilio, sito en un bloque de viviendas de protección oficial.

      Estos objetos viejos procedían de casas cuyos dueños llevaban tiempo pensando o queriendo deshacerse de ellos, entonces bastó oír la voz del chamarilero ("¡Compro lámparas viejas, cuadros viejos!") para que fueran finalmente desalojados de sus lugares de origen.

       Paradójicamente, este chamarilero, perteneciente a la baja sociedad, se relacionaba laboralmente con un miembro de la alta sociedad: un anticuario.

      Así pues, una mañana laborable cualquiera, podríamos acertar a ver reunidos en una plaza, enfrente de la tienda de antigüedades, al chamarilero y al anticuario, mientras este inspeccionaba los objetos viejos que aquel le había traído en su bicicleta de carga frontal, y si alguno de ellos le suscitaba interés se lo compraba. Así pues, el chamarilero hacía tratos con el anticuario para venderle sus trastos.

     De esta manera, el objeto viejo y barato, en manos del chamarilero, se convertía, por arte de birlibirloque, en un objeto antiguo y caro, en manos del anticuario.

      (G. tenía otra fuente de ingresos: mendigar no lejos de la puerta principal de una iglesia de barrio. Cuando los fieles, de punta en blanco, salían al exterior, después de la misa del domingo, ya con el alma blanca como una azucena, G. les estaba esperando para conseguir la dádiva ["Señores, lo que se pueda"].)

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed