A veces se gana a veces se pierde.

Por ErinBukoswki
Enviado el 24/03/2014, clasificado en Adultos / eróticos
16302 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Estoy frente a mi espejo viendo al que se supone que debo ser yo, un hombre que sin su barba se ve más joven de lo que es y con un meta clara en sus ojos, joder con una bestialidad nunca antes vista a la chica que accedió a tener una cita con él, que puta y jodida decisión. Ella no sabe que ese hombre que se ve tan inocente y con tan buenas intenciones de tener algo bello y duradero es nada más y nada menos que el fucking Erin Bukowski. Un hombre que no solo jode cuantas pussys quiere porque se siente bien, lo hace para probarse a sí mismo, probar que si esto es un deporte, él es el joven atleta que va subiendo cada vez más rápido y ya las grandes estrellas envidian. Termino de cepillarme los dientes y tomo un trago de ron para prepárame a la velada.

Me encuentro en una fiesta con mi mejor traje y esperando a que mi cita llegue. Es un poco tarde pero las mujeres siempre llegan tarde a sí que empiezo a caminar alrededor del lugar para aclimatarme un poco. Es de noche y todas las personas son gente de negocios, veo a varios hombres viejos con parejas muchísimo más jóvenes que ellos (esperando que el viejo no se le olvide el testamento) pero con buen cuerpo después de todo. A veces creo que ese es el tipo de relación más honesta que existe, cada quien sabe por qué esta con el otro. Pero ahora que pienso esto me pregunto qué le habrá pasado a mi cita, ya ha pasado 1 hora y yo no conozco a nadie en esta ridícula fiesta. Mientras que la llamo veo a una hermosa mujer acercarse a mí, con un vestido rojo y unos tacones altos. Veo a un diamante muy grande en sus dedos- mierdas está casada-. Mi cita contesta la llamada.

- Donde estas tengo rato esperándote

- Disculpa Andy pero me voy a tardar un poquito más, me puedes esperar?

- Que buena noticia, ahora si podré pasarla bien con estos abuelitos.

- Jaja de verdad disculpa amor pero solo va a hacer un momento, relájate y disfruta la fiesta. No hagas nada estúpido hasta que vaya, besos.

- Pero….

Ahora el que terminó jodido fui yo, que mal por ella, ya hice algo estúpido, venir para esta velada, conté los huevos antes de que nacieran, error de principiante.

- ¿No va a venir verdad?-dice la mujer del vestido rojo mientras me acerca una copa

- Creo que no- tomo un trago y agrego:- ¿A quien le debo esta copa?

- A la hermana del cumpleañero- dice la bella mujer y agrega:- Me llamo Antonella y tu ¿cómo te llamas?

- Me llamo Andy un placer, pero ahora dime ¿tú le das una copa a todos los invitados que están esperando a su cita?

- Solo a los que me parecen lindos y si- dice Antonella mientras que ríe-

Noto que esta belleza de mujer está un poco borracha y comienzo a retirarme muy elegantemente, ya hice algo estúpido hoy y no pienso hacer algo más estúpido como intentar coquetear con esta mujer casada y borracha delante de sus socios o amigos o lo que sean que sean.

- Bueno muchas gracias por la copa pero tendré que irme no pienso esperar más.

- ¿Qué te parece si ganas unos modales y bailamos una pieza?.

- Creo que la primera me tomaría más que 5 minutos

- Entonces empecemos por la segunda- dijo mientras que tomaba mi corbata y me jalaba a la pista de baile.

Empezamos a bailar y sentí que teníamos mucha química en la pista, sus pasos los anticipaba con una elegancia totales. Acercó su cuerpo muy junto al mío y sentí que su fino vestido no tenía ropa interior. Sentí que su mano dejaba algo una tarjeta en mi bolsillo mientras acaba la canción. Ella se va de la pista y toco mi bolsillo para sacar su tarjeta, decía: “Antonella Ferlicci, organizadora de fiestas” Turne la tarjeta y vi: “ Hotel Renace , suite 242 , ala de negocios”

Bajé del establecimiento donde me encontraba y tome un taxi al lugar. Toqué la puerta de la famosa suite 242. Y para mi gran sorpresa me abrió la Famosa Antonella Ferlicci en ropa interior y jalando mi corbata. Entro a la habitación y la coloco en contra de la pared, la empiezo a besar y tocarle los pechos. Me da la mano y me dirige a la cama. Me tumba a la cama y rápidamente me quito mi chaqueta y mi corbata. Ella rápidamente baja mis pantalones y me toca el pene. Me lame el pene estando aun dentro del bóxer – uy que delicia- . Comienza a quitarse el sostén y frota sus senos a mi pene con lo que me hace pensar que quiere hacerme una paja rusa. Yo me quito la camisa y me quito el interior. Ella toma mi pene y lo escupe para lubricarlo haciéndole una paja- perra sucia pensé- Tomo su cabeza y la acerco a mi pene para que lo lamiera. Pongo todo mi pene dentro de su boca hasta que la escucho hacer un sonido familiar, es muy grande. Suelto mis manos de su cabeza y dejo que lo haga a su gusto.

Cuando estoy a punto de acabar le digo que pare y se monte encima de mí. Ella lo hace y sin tener ningún remordimiento en usar protección o no- cosa que me encanta- y comienza a moverse de arriba abajo. Me quedo mirando a sus bellos ojos llenos de placer y de lujuria mientras que le doy unas buenas nalgadas que hacen eco en la habitación. Antonella me da una cachetada en la cara mientras que dice: -¿Todavía no has aprendido modales verdad? ¿Quieres que te trate como eres verdad? , chico malo yo te haré aprender--. Sin más preámbulos me mordió con todas sus fuerzas en mi cuello, yo grito de dolor y placer mezclados mientras ella se mueve de una manera muy violenta. No puedo soportarlo más, siento que me estoy tirando a una diabla en carne y hueso. Ella pasa sus dedos por su clítoris y los moja para luego ponerlos dentro de mi boca. Yo muy obediente los chupo completamente y ella sigue moviéndose. Al pasar los minutos les quito sus dedos de mi boca y le dijo que voy a acabar, ella los vuelve a meter en mi boca y responde: No me importa acaba donde quieras guapo. Yo sigo taladrándola, escuchándola gritar con el orgasmo más grande que he escuchado y hecho en mi vida, acabo dentro de ella y ella por fin cae a mí.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com