Vida Propia

Por cclecha
Enviado el 15/07/2014, clasificado en Intriga / suspense
508 visitas

Marcar como favorito

                                                                         VIDA   PROPIA

 

Esto de vivir en el Pirineo es muy gratificante, pero reconozco que hay que ir alternando con la gran ciudad que tiene otra clase de atractivos.

     Hoy, como hace un día excelente, aprovecharé para salir a pasear y gozar de la naturaleza. Rápidamente, voy dejando atrás el pequeño pueblecito con sus calles empedradas y sus casas con muros gruesos y tejados de pizarra. Incluso los ventanales son pequeños. Todo ello, pensado para combatir el frio.

     La estrecha carretera asfaltada, va dejando paso a una pista de tierra, tampoco no muy ancha en la que en sus márgenes nacen toda clase de hierbas. Poco a poco, la pista va adentrándose en el bosque y el espectáculo empieza a ser digno de percibirse. Se ven grandes nogales con el tronco un poco blanquecino y poblado de hongos… cerezos salvajes muy altos y salpicados por cerezas rojas que se pelean con la luz que penetra desde el cielo… También me encuentro con un castaño enorme, majestuoso, regio y solemne. Ha dejado al borde del camino, multitud de frutos como constancia de su grandiosidad.

      Todo ello te hace sentir la comunión con todo lo que te rodea. Percibes que hay una vida propia en todo esto. Escuchas como la vida esta oculta detrás de todas estas formas. También percibes los sonidos lejanos de los animales, insectos, el agua del riachuelo, aire… Si, no cabe duda, de que tu eres una pieza que puede contemplar todo ello, pero una pieza más. Formas parte de esta naturaleza y no puedes vivir fuera de ella. Sientes que la vida te rodea, pero en el fondo tú eres un fragmento más del engranaje. El sentido panteísta está en todas partes.

       Ahí, en el prado, se ven cuatro vacas, enormes, que no me hacen ningún caso, salvo observarme con sus inexpresivos ojos… más lejos se encuentran unos caballos que viven en semi-libertad gracias al lugareño que los cuida. Uno de los caballos viene enseguida a saludarme… o quizás viene a ver si le doy sal o alguna otra cosa. En estos animales también anida la vida. Dicen que los animales no pueden analizar, interpretar, estudiar… la realidad. Tan “solo” viven. Ellos se limitan a efectuar sus procesos biológicos… a no esperar de la vida nada más de lo que esta puede ofrecer.

       Pero no todo es bucólico en la naturaleza, ahora estoy a punto de atravesar un pequeño puente que vadea un estupendo rio de aguas cristalinas. Si, otra vez la vida está presente en las aguas indómitas. Pero también están presentes en sus inmediaciones unos tábanos muy molestos que te pican a la mínima de cambio. También hay que contar con la infinidad de mosquitos que pululan por los alrededores de agua. ¿Por qué tendrá que existir esta naturaleza tan poco provechosa para el humano?

Mec Mec Mec, un todo terreno me pide paso por la pista. Esto me hace pensar en que todas estas máquinas, necesitan que los hombres las conduzcan, todavía necesitan del humano para estar vivas. Pero puede que con el tiempo, no necesiten del hombre para vivir de alguna forma. Pensemos en la inteligencia artificial, ordenadores, los robots, etc. ¿Tendrán vida autónoma? ¿Yo que sé? Dejémoslo.

       Ahora diviso la casa de doña Lola. Una casa en medio de la montaña. Toda enrejada, con su chimenea, ¿Ahora apagada?, su des cuidadísimo jardín… Es extraño que la mujer no esté tomando el sol en una tumbona al lado de la puerta. También es chocante que la puerta permanezca abierta y no se vea ni rastro de Dª Lola. En fin continuemos, ya veremos si a la vuelta todo sigue igual.

       Hablábamos de la vida. Decíamos que es evidente que esta reside en la naturaleza, animales, ríos, humanos… También hemos hablado en que las máquinas pueden adoptar con el tiempo, la categoría de autónomas… pero y ¿el ser humano? ¿Puede dar la vida en cierto sentido? ¿Puede jugar a ser Dios? ¿Y no solo en la procreación? Me explico. Y como ejemplo, me viene como anillo al dedo, lo que estoy viendo. Un pintor artístico, tiene instalado su caballete en las inmediaciones de la pista. Está pintando un claro de bosque con su prado, árboles y una borda al fondo. Me acerco y le digo que el cuadro me gusta, el me lo agradece, ya que es la única forma que tienen los artistas de verificar la aceptación de su obra. En cierta manera intenta plasmar la belleza de lo que está viendo a la tela. La vida que el artista está observando, su visión de lo que le rodea; la luz, las formas, los colores… todo ello vive de alguna forma en la tela. La pintura tiene un alma que la hace inmortal. Es decir que el artista, de alguna forma da una vida espiritual a la tela… también pasa con la música y otras artes

        Me despido del pintor y efectuó el camino de vuelta hacia casa. Continúo gozando del paseo y de mis divagaciones. Pronto alcanzo la casa de Lola, en principio paso de largo, pero al ver la puerta que sigue abierta y al no ver a la señora, me da cierto malestar en la conciencia y vuelvo mis pasos hacia la casa. ¿Y si hubiera pasado algo?

       Llego a la puerta abierta de la casa. Allí llamo insistentemente a la señora. No contesta y esto me obliga a franquear la puerta y a volverla a llamar. Cuando he cruzado el umbral de la puerta, una oscuridad indeterminada me recibe. Se ve poco, me adentro un corto trecho en la oscuridad de la estancia y entonces un ruido inesperado se produce. La puerta se cierra violentamente y se escucha el sonido de la cerradura, cerrarse a su vez. Me asusto y vuelvo sobre mis pasos e intento accionar la manecilla de la puerta. Nada, está cerrada con llave. Estoy atrapado. Una sensación de pánico me invade. ¿Qué hacer? La casa se me ha engullido, creo que literalmente se me ha tragado. Pienso con pánico que aquello no es posible. Una casa no puede tener vida propia ni voluntad.

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com