Café El Secreto (Día 1)

Por Nube
Enviado el 28/08/2014, clasificado en Adultos / eróticos
5116 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Exhalé haciendo chocar la nube de placer contenido contra su cuello, pude sentir sin tocar su piel, como se erizaba al paso de mis labios. Al sentir las yemas de sus finos dedos clavarse hondo en mi espalda, haciendo que notar como cada una de sus uñas se abrían paso por la tela de mi camisa, no pude sino mirarla a los ojos deseoso de ver su rostro, sus ojos, sus labios, a ella.

Terminé de romper los botones restantes con un firme tirón, arrojé la camisa al suelo y volví a su cuello dejando rienda suelta a mi respiración, ya no era una nube de placer, sino un jadeo que nos ordenaba lo siguiente.


Esta vez eran mis dedos los que se hincaban en su piel, casi rasgando, para hacer que su cuerpo se toparse con el mío. Podía sentir como resbalaban sus piernas por mi torso hasta agarrarse a mi cintura con tanta fuerza que aún a través de la fina tela de su ropa interior notaba como humedecía mi abdomen hasta marcar entre las gotas de sudor de mi piel, un rastro de su lujuria.


Apresando entre mis dientes las ganas de morderla, separé sus piernas para posar sus finos pies en la moqueta. En cuanto sentí su aliento susurrar en mi cuello todo cuanto quería hacer arder esa mañana, se tensaron mis músculos, se cerraron mis dientes y se abrieron mis pulmones, respirando un aire que abrasó las dudas que aún podía albergar sobre aquello. Mi cuerpo instintivamente se agachó acariciando con las puntas de mis dientes sus gemelos, acariciándolos. Subí más. Llegué a sus muslos dejando que mi lengua probase una vez más su carne. Subí más. Al saborear la tela de sus braguitas, las bajé para deshacerme de ellas. Cayeron al suelo. Teniendo su cuerpo solo para mi me dejé volver loco, y mi lengua se abrió paso en ella, saboreando cada gota, exhalando a milímetros de sus labios los uní con los míos dejando que bañase mi boca.


Arqueó su cuerpo en cuanto el calor de mi lengua rozó su liquida esencia, apenas me dio tiempo a beber de mis labios lo que los suyos me daban, cuando sentí como su mano apresaba mi pelo pegando mi boca a ella.


Sin poder ni querer evitarlo, mis jadeos hacían vibrar lo que ella tanto deseaba que acariciase mi lengua y mis labios e incluso cada parte de mi en una delicada y brusca canción. Con el mismo ímpetu con el que lamia su rosada piel, mis brazos tomaron sus piernas e hicieron que se subiese sobre mis hombros. Se sentó en ellos hundiendo mi cara entre sus piernas con la fuerza de sus gemidos. Parecían querer destrozar las paredes con cada grito, entre súplica y orden. Gritó. Gritó. Y gritó una vez mas, mas alto que todas las anteriores, dejándome saborear, esta vez si, hasta la última gota, baño mi boca, mis labios y mi pecho.


Después de bajarla de mis hombros nos vestimos a toda prisa, de verdad era tarde, nuestra aventura había llevado mas de lo previsto y me iría con las ganas de ser comido por sus labios.


Salimos corriendo la pequeña cortina que separaba el almacén del comedor y levantamos la reja metálica para dejar ver a los clientes que el café ya estaba abierto al público, y como dos perfectos desconocidos nos pudimos a trabajar como cada mañana, sin apenas mediar palabra durante todo el día.

El café a las 11:03 se llenaba, la mayoría de empresas daban el descanso a esa hora y muchos de los que decidían salir a tomar el aire pasaban por aquí a tomar un aperitivo o simplemente a charlar con un par de vasos delante.

Faltaban solo dos horas para que se llenase, quizá no era tan tarde.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com