¿Soy feliz?

Por cclecha
Enviado el 22/10/2014, clasificado en Reflexiones
423 visitas

Marcar como favorito

                                                                      

 

     Esta es una pregunta simple y complicada a la vez. Sobre la felicidad podemos opinar todos. Es como sobre el football o la política, todos tenemos algo que decir.

     ¿Qué es la felicidad? Es un estado de cierta duración Somos felices cuando la existencia que llevamos nos procura placer en su conjunto. Todo se limita a estar más que conformes con la vida que llevamos. También es importante que le demos un sentido a nuestra vida para ser feliz.

       Si adecuamos nuestra vida a nuestra naturaleza interna, nuestro modo de ser, también tendremos más posibilidades de ser feliz. Nuestra individualidad, sensibilidad y personalidad, no puede ir a contracorriente con lo que hacemos, sino seguro que seremos desgraciados.

       Sin embargo esto de ser feliz es muy subjetivo. Lo que me puede hacer feliz a mí: hacer footing cerca de la playa, un paseo por los bosques, la música de Bach… puede repatear a otro… al que le molesta el ir a correr, la naturaleza puede ser un agobio plagado de mosquitos y tábanos y preferir, con mucho, la música de David Bisbal a la de Bach. Es decir que la felicidad tiene mucho de subjetivo y de cómo nos hemos formado. Lo que puede hacer feliz a uno, puede hacer desgraciado a otro.

     Parece que se necesitan ciertas normas para ser feliz. Ya he dicho algunas Como el estar conformes con la vida que llevamos y adecuar lo que hacemos con nuestra manera de ser. Es básica también, la salud. Sin ella, no hay planteamiento alguno sobre la felicidad. Si no existe la salud, la felicidad no puede aparecer ni pensarse.

     Curiosamente el dinero puede ayudar a conseguir la felicicidad, que duda cabe, pero no ni mucho menos un elemento prioritario, Recordemos el cuento del hombre sin camisa que en fondo era más feliz que nadie. Los que no tienen nada material, pueden ser más felices que los que nadan en la sobreabundancia y que temen continuamente perder sus riquezas. Parece que nuestra especie se muestra tranquila, si no se compara con los demás. Es decir a mí, no me pasará nada, sino veo que mi vecino, con capacidades parecidas a la mías, no gana el triple que yo, tiene un coche mucho mas bueno y una mujer demasiado estupenda. Estaré tranquilo, dentro de mis limitaciones, dentro de mi pobreza, si los demás que me rodean, son parecidos a mí. Si alguno dentro de mi ambiente, destaca por encima de mí…malo.

       El hombre es chungo. Recordemos aquella cita. “Para que yo pueda ser feliz, es mejor que los demás sean desgraciados.” Es importante para ser feliz, no medirse con personas más prosperas y felices que nosotros. Un filosofo antiguo dijo “no serás feliz, si te atormenta la felicidad mayor de los otros.” Repito, nuestra especie es chunga…solo nos importa nuestro yo…

       Recordemos que no hace demasiado íbamos de inmigrantes (ya que no teníamos de nada) a Alemania (que tenían de todo) Esta insuficiencia económica no nos hacia necesariamente mas desgraciados que los Alemanes. Pensemos que en los países nórdicos que no les falta de nada, la angustia existencial se manifiesta en forma de suicidios, mientras que en los países del Cuerno de Oro, en África, donde abunda el hambre, todos luchan por su subsistencia, no se dan en absoluto suicidios, bastante tienen con permanecer vivos.

     Creo que la base de la felicidad es la salud, los amigos, la familia, el trabajo y la espiritualidad. Sin embargo hay gente propensa a la felicidad por la química cerebral que así les determina…la dopamina, la serotonina, la acetilcolina y el ácido Gaba, tienen mucho que decir. Estamos ligeramente condicionados por nuestra química cerebral, pero es indudable que nuestra aptitud para la felicidad presupone poder influir sobre todo esto con nuestros hábitos y comportamientos de vida.

       ¿Soy feliz? Es una pregunta muy abierta. Puedo serlo relativamente pero a lo mejor mañana sufriré un achuchón muy serio de salud que me hará un desgraciado. No recuerdo a quien le hicieron esta pregunta y respondió: “Vuelva a preguntármelo al final de mi vida y le podré responder con más garantías”

       Otra tontería que se me pasa por la cabeza es el comprobar como gente muy simple y sin conocimiento ninguno, se declara feliz, mientras que gente muy instruida parece lo contrario. Los conocimientos añaden interrogantes a la felicidad…cuanto más ignorante eres, mejor. Todos conocemos las grandes angustias de literatos, artistas y científicos, mientras que la gente simple, opta por la felicidad y ya está. Mi perro no se plantea nada, mientras tenga los instintos satisfechos. ¿Pero es esta la clase de felicidad que queremos? ¿Queremos una felicidad simple? ¿Nos complicamos la vida intentando saber?

       ¿Soy feliz? Hemos procurado ir respondiendo como hemos podido a esta pregunta fundamental. Pero lo que creo que es absolutamente cierto, es que cuando menos pretensiones tengamos mejor. Siempre se ha considerado que para lograr la felicidad, teníamos que moderar nuestros deseos. El deseo no tiene fin y cuando lo satisfacemos enseguida se pone en marcha otro, colocándonos siempre al borde de la angustia. Los estoicos y los cristianos, saben esto e intentan reprimir los deseos. Hay una opción distinta, la de Espinosa, que dice que cuando un deseo no nos proporciona alegría, lo mejor es cambiar este deseo por otro, más potente, que si nos de esta alegría. Me explico, un joven puede tener el deseo de abandonar los estudios y dedicarse a las ventas, pero realizado esto, descubre que esto no le proporciona alegría. Sino tristeza. Entonces cambia este deseo por el de un estudio que le llena, por ejemplo, el de aparejador, que una vez realizado, si le proporciona alegría.

       El sumun, pero creo que no factible, es lo que decía Epicteto: “Para conseguir la tranquilidad de tu alma, aprende a desear las cosas, no como tu pretendes que ocurran, sino como verdaderamente ocurren.”

     En fin yo soy feliz a ratos, la vida es angustiosa por muchos motivos y pretender estar feliz a todas horas…ojalá…pero es un poco ingenuo.

       Seguro que he dicho muchas tonterías que tienen réplica. Anímate y di la tuya. ¿Eres tu feliz?

 

     


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com